• twitter
  • Facebook

Victor Rubio Rojas

En 1967 se publicó la primera versión de la prueba de Detección del Desarrollo de Denver (DDST, Denver Development ScreeningTest), utilizada para examinar el progreso en el desarrollo de niños de un mes y hasta los seis años. Actualmente se utiliza la DDSTII de 1992 y su propósito principal es identificar posibles problemas de desarrollo en el primer nivel de atención para poder referir de manera oportuna a un centro de atención especializado. 

La prueba Denver II está normada sobre una muestra de niños nacidos a término y sin ninguna inhabilidad de desarrollo obvia y está diseñada para probar al niño en 20 tareas simples que se ubican en cuatro sectores:

  • Motricidad fina y adaptativa: se identificará la capacidad del niño de ver y de utilizar sus manos para tomar objetos y para dibujar.
  • Motricidad gruesa: donde se indicará la capacidad del niño de sentarse, caminar y de saltar (movimientos corporales globales)
  • Personal-social: se identificará la capacidad del niño de ver y de utilizar sus manos para tomar objetos y para dibujar.
  • Habilidad de lenguaje: que indicará la capacidad del niño de oír, seguir órdenes y de hablar.

La prueba toma de 10 a 20 minutos en promedio e incluye una prueba de observación conductual llenada por el administrador de la prueba; debe advertirse que la prueba no valora la inteligencia ni predice cual será el nivel de inteligencia futura y tampoco debe ser utilizada para diagnosticar.

Se calcula la edad exacta del niño y se marca sobre la hoja de evaluación, se evalúan todas aquellas tareas que son intersecadas por la línea de edad. La calificación se determina dependiendo si la respuesta del niño cae dentro o fuera del rango normal esperado de éxitos de cada tarea para la edad. El número de tareas sobre los cuales el niño está por debajo del rango esperado determina si se clasifica como normal, sospechoso o con retraso.

Una prueba se considera como ANORMAL cuando hay uno o más sectores con dos o más fallos y DUDOSA cuando hay dos o más sectores con un solo fallo. Los niños clasificados como sospechosos deben monitorearse con más frecuencia y se debe establecer una intervención (por ejemplo, estimulación temprana); los que clasifican como con retraso deben ser referidos para una evaluación adicional. 

Entre las ventajas de esta prueba destaca la confiabilidad en la aplicación y reaplicación de la prueba (correlación superior a 0.90 cuando se aplica varias veces), es una medida estandarizada que ha sido normada en una muestra diversa, puede ser una herramienta de tamizaje útil cuando se utiliza con criterio clínico y puede ser administrada rápidamente por profesionales y personal entrenado. 

Sin embargo, una de las desventajas de esta prueba es que carece de sensibilidad para tamizar niños que pueden tener problemas de desarrollo posterior o de rendimiento escolar.

1.- CDC/National Center on Birth Defects and Developmental Disabilities (NCBDDD) Milestones. Page last updated: May 10, 2016.

2.- Adaptation and standardization of a Western tool for assessing child development in non-Western low-income context. Abessa TG et al. BMC Public Health. 2016 Jul 28;16(1):652.
3.- Freely Available Developmental and Behavioral Screening and Assessment Tools. American Academy of Pediatrics.