• twitter
  • Facebook

Nota: Zenyaci Morales
Ilustración: Zyanya Muñoz

3 de cada 100 mil personas padecen gonorrea a nivel mundial.

La gonorrea es la segunda causa de infección de transmisión sexual en el mundo, la cual es producida por una bacteria llamada Neisseria gonorrhoeae. Tan sólo en el 2018 la Organización Mundial de la Salud (OMS) reportó 87 millones de casos nuevos.

A pesar de que se trata de una infección curable, actualmente los sistemas de salud se mantienen en estado de alerta por la resistencia que presenta a diversos antibióticos. Esta bacteria vive siempre en estado de competencia y está preparada para sufrir casi cualquier embate del medio ambiente, lo que la vuelve multirresistente.

La enfermedad se adquiere cuando se tienen relaciones sexuales sin protección con una persona que tiene gonorrea, la mayoría de estas posee bacterias que ya son multirresistentes a diversos antibióticos. Afecta tanto a hombres como a mujeres, siendo la edad más frecuente en ellas de 20 a 24 años, mientras que en los varones de 15 a 19, aunque también grupos de mayor edad la adquieren.

Los síntomas de la infección por N. gonorrhoeae susceptible o multirresistente son los mismos. Los hombres refieren dolor al orinar, secreción blanca o amarillenta a través de la uretra y dolor o inflamación en los testículos. Mientras que en las mujeres, hasta el 80 por ciento no tiene manifestaciones, y cuando llegan a presentarse son flujo vaginal irregular, dolor al orinar, molestias en la parte baja del abdomen o sangrado tras tener relaciones sexuales.

La falta de sintomatología y de información genera que no se detecte ni se trate a tiempo, lo que ocasiona complicaciones como infertilidad, embarazo ectópico y enfermedad inflamatoria pélvica en la mujer, además de la transmisión de madre a hijo durante el parto y un incremento en el riesgo de adquirir VIH.

El diagnóstico debe realizarse evaluando la susceptibilidad o resistencia a diversos antibióticos y administrar como mínimo dos de éstos, ya que la OMS observó en los últimos años casos de resistencia a cinco o seis fármacos. Con el tratamiento correcto y una supervisión médica adecuada, la gonorrea puede curarse por completo.

 

Con información de la Dra. Antonia Isabel Castillo Rodal, Académica del Departamento de Microbiología y Parasitología, Facultad de Medicina de la UNAM.