Diagnóstico oportuno, clave en la remisión del linfoma


Cien años de SoledadCrónicas de una muerte anunciada El amor en los tiempos del cólera, son algunas de las obras literarias escritas por Gabriel García Márquez, quien, en 1999, fue diagnosticado con linfoma, un tipo de cáncer que puede atacar cualquier órgano del cuerpo humano, sin embargo, el sistema linfático es el más afectado pues es su sitio de impacto.

De acuerdo con la doctora Nidia Paulina Zapata Canto, profesora de pregrado de Hematología en la UNAM y de posgrado en el Instituto Nacional de Cancerología, “el linfoma es una enfermedad que proviene de las células de la sangre, de la médula ósea, ésta puede sufrir mutaciones o alteraciones, que ocasionan que los linfocitos pierdan la capacidad de morirse y se dividen en células hijas con las mismas características”.

Su diagnóstico no es sencillo, pues es una enfermedad con señales que pueden confundirse. “A veces se presenta de forma asintomática, o sus síntomas son muy inespecíficos, como sudoración extrema, fiebre y pérdida de peso; sin embargo, en ocasiones causa crecimiento de las cadenas ganglionares en diferentes regiones del cuerpo como cuello o axila, crecimiento del hígado o el bazo, y manchas o placas en la piel. Nosotros de manera normal tenemos ganglios linfáticos que durante una infección pueden crecer y ser dolorosos, pero cuando cede el proceso infeccioso, regresan a su tamaño normal. Lo patológico es cuando ese ganglio sigue creciendo y no produce dolor”.

La especialista refiere que un paciente puede tardar meses en ser diagnosticado; pues la única manera de hacerlo es mediante una biopsia del ganglio completo, o del sitio afectado, para conocer qué estirpe de linfoma se padece; principalmente son clasificados en Hodgkin y no Hodgkin, aunque existen diversos subtipos.

La identificación precisa del tipo de linfoma es fundamental para determinar el tratamiento, ya sea mediante quimioterapia, radioterapia, inmunoterapia o trasplante de células madre.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Salud, en México los linfomas se encuentran entre los 10 tumores más frecuentes; sin embargo, las cifras de los pacientes que vencen la enfermedad es alta, y en muchos casos alcanzan hasta más de 10 años de supervivencia, en el caso del escritor colombiano fueron casi 15, pues García Márquez falleció en 2014.

 “Es importante hacer un diagnóstico oportuno, porque eso también impacta en la supervivencia de la persona. En este caso, las tasas de remisiones y curación pueden ir de un 60 a un 80 por ciento”, mencionó la académica.

Por ello, este 15 de septiembre se conmemora el Día Mundial de Concientización sobre el Linfoma. Fue instaurado por Lymphoma Coalition hace 14 años, con la intención de incrementar el conocimiento sobre esta enfermedad y así contribuir a reconocer los síntomas para un diagnóstico temprano.

Nota: Samedi Aguirre

Artículos relacionados

Comentarios