Un hábito poco saludable entre las mujeres es prestarse el maquillaje como el rímel, los lápices para delinear, etcétera, ya que se pueden transmitir múltiples bacterias, y en el caso de los ojos, se pueden causar infecciones. Una de las más comunes es cuando se tapan las Glándulas de Meibomio, que son las encargadas de secretar la sustancia para lubricar el ojo y al obstruirse, provoca resequedad e irritación, así como la aparición de perrillas u orzuelos (protuberancia dolorosa de color rojo) puesto que al ingresar una sustancia extraña al cuerpo de manera natural causará una reacción.

Asimismo, si eres de las que les gusta repasar el rímel y el delineador cuanto más sea posible para conseguir una mirada espectacular, debes saber que el maquillar en exceso sobre los ojos, principalmente cerca de la línea donde nacen las pestañas, puede provocar meibomitis (inflamación de las glándulas), orzuelos o chalaziones (quiste suave o firme  lleno de líquido) ya que impiden que la lágrima excrete su grasa para formar parte de la película lagrimal.

Otra cuestión también poco saludable es que se utilice maquillaje ya muy viejo, por mucho que nos cueste tirar un artículo que ya tiene tiempo que lo compramos, no es recomendable seguir usándolos porque también pueden causarnos infecciones, es mejor renovarlos regularmente.

Es importante tener en cuenta que el maquillaje debe ser de uso personal, no se debe compartir, procura no delinear  o poner máscara tan cerca del borde palpebral (donde nacen las pestañas) y evita que el producto cosmético entre al ojo, porque no hay mirada  más espectacular que la de unos ojos saludables.

 

Con información del Doctor Luis Porfirio Orozco Gómez , Jefe de Servicio del Centro Médico Nacional 20 de Noviembre de Oftalmología y Presidente de la Sociedad Mexicana de Oftalmología para el período 2017.

 

Artículos relacionados

Comentarios