El cáncer cérvicouterino es producido por la transmisión sexual del Virus del Papiloma Humano (VPH). La tasa actual de mortalidad nacional es del 11.9%, representando uno de los problemas de salud pública más importantes en México.

En realidad, es una enfermedad que se puede prevenir, diagnosticar y tratar fácilmente mediante la revisión anual y periódica del papanicolau, ya que tarda de 15 a 30 años en manifestarse. Es posible curar la infección de VPH cuando se detecta en la etapa temprana, basta con realizar una operación que consiste en remover una pequeña porción del cuello cervicouterino sin tener que recurrir a radioterapias ni tratamientos agresivos después de la cirugía. Por el contrario, cuando el cáncer cervicouterino es diagnosticado en etapas muy avanzadas, las probabilidades de curación se vuelven nulas.

¿Por qué la tasa de mortalidad es tan alta?

En muchos estados de la República Mexicana, las mujeres no acuden a hacerse la prueba del papanicolau debido al problema socio-cultural y temor de ser humilladas, criticadas y calificadas como promiscuas o infieles. A pesar de que, en provincia, la mayoría de las mujeres han tenido una sola pareja, adquieren el VPH por la portación del hombre. Otro factor de riesgo es que sigue muy arraigado el estigma de que la mujer no debe exponer sus partes íntimas, por vergüenza y pudor no asisten a revisarse periódicamente, este problema radica frecuentemente en la clase socioeconómica baja. Además, muchas mujeres temen el rechazo, abandono y violencia por parte de su pareja en caso de revisarse y ser diagnosticadas con esta enfermedad.

Estadísticas:

  • El 50% de las mujeres entre 25 y 64 años en México, nunca se ha hecho el papanicolau.
  • México con el 11.9%, es el país con mayor tasa de mortalidad nacional en Latinoamérica, que en general es del 8.9%
  • En 2015, Baja California llegó a ser un estado de alerta con una tasa de mortalidad de entre 12% a 15% en comparación con 2010.
  • En estados como Colima, Chiapas, Guerrero, Veracruz, Oaxaca, Yucatán, Nayarit, Morelos, Quintana Roo, Tamaulipas, Sonora y San Luis Potosí, el cáncer cervicouterino es la primera causa de muerte en la mujer, por encima del cáncer de mama.
  • En la Ciudad de México la tasa de mortalidad es del 10%
  • El 60% de los casos de cáncer cérvicouterino se diagnostica ya en etapas avanzadas.
  • En los países desarrollados la tasa de mortalidad por cáncer cervicouterino es del 2.8% y se ha logrado controlar solamente mediante la prueba periódica del papanicolau.
  • Existen más de 15 tipos de Virus de Papiloma Humano, no todos son de alta resistencia, ni provocan cáncer cervicouterino.

Medidas de prevención:

Existen dos tipos de vacunas contra el VPH, la bivalente que protege contra el 70% de las infecciones de tipo resistente del VPH, esta vacuna es ideal para las mujeres hasta los 26 años y hombres hasta los 20 años. La vacuna tetravalente que también protege de las verrugas genitales, el cáncer de pene y cáncer de ano, tanto en hombres como en mujeres, es la ideal para aplicar a niñas y niños de 11 años.

Generalmente se aplica gratuitamente en las escuelas y en centros de salud pública. Actualmente se aplica en dos dosis, la segunda después de un mes de la primera.

En su mayoría, los hombres que son portadores del VPH son sanos, sin embargo, existe el riesgo en un 1% de que puedan desarrollar cáncer de pene.

Es importante que las mujeres que se han vacunado sigan asistiendo a su prueba periódica del papanicolau, ya que aún corren el 30% de riesgo de presentar cáncer cervicouterino.

La aplicación de la vacuna solo es preventiva para las personas que no han tenido una infección de VPH, no es curativa para aquellas que ya tienen la infección.

Otra medida de prevención es el uso continuo del preservativo desde que se inicia la vida sexual.

 

Con información de la Dra. Luz María Ángela Moreno Tetlacuilo / Coordinadora del Programa de Estudios de Género y Salud, Profesora Asociada del Departamento de Salud Pública / luztetla@hotmail.com

 

 

 

 

Articulos relacionados

Comentarios