¿Quién fue Bernardino Álvarez y por qué un famoso hospital psiquiátrico en la Ciudad de México lleva su nombre?

¿Quién fue Bernardino Álvarez y por qué un famoso hospital psiquiátrico en la Ciudad de México lleva su nombre?

 

Bernardino Álvarez Herrera nació en 1514 en el poblado de Utrera, Sevilla, España. A los 20 años llegó a la Nueva España, se inscribió como soldado y participó en el deporte de charrería en la región de Zacatecas. Más tarde cuando llegó a la Ciudad de México, estuvo envuelto en escándalos por juegos de baraja, al provocar duelos y llevar una vida libertina.

Se le mezcló en un homicidio derivado de una riña y lo llevaron preso junto con otros deportados de Filipinas a una expedición, condenado a servir de manera forzada. Gracias a una mujer que sedujo en el puerto de Acapulco pudieron escapar, tres de sus compañeros fueron reaprehendidos y ahorcados, por lo que Bernardino Álvarez escapó a Perú para laborar en su profesión militar durante seis años.

Treinta años después y con una gran fortuna, regresó a la Nueva España. Envió una carta a su madre para que viajara y se quedara a vivir con él. Sin embargo, ella se negó y le respondió que tenía lo suficiente para cubrir sus necesidades y que él debería destinar sus riquezas a la caridad y entregarse a Dios. Fue cuando Bernardino se arrepintió de su pasado y se motivó a ingresar como religioso en el hospital de la Limpia Concepción. Daba limosna a los necesitados, atendía a los enfermos y cada vez su altruismo incrementaba. Al iniciar su dedicación religiosa, fundó la Orden de San Hipólito de la Caridad.

También, dio luz a una institución que daba amparo a ancianos que vivían de la limosna pública y para los locos que deambulaban por las calles, que a veces eran objeto de burla. Consiguió una propiedad para construir el primer edificio del Hospital San Hipólito, mismo que abrió en 1566.

En este lugar se recibía a los recién despedidos de otros hospitales para recuperarse y convalecer, contaba con salas para recibir a enfermos en general, pero lo que lo distinguía es que admitía a locos y personas con trastornos mentales. Era la primera vez en la historia de México, y posiblemente en América, en donde se les atendía y trataba con respeto y dignidad.

Daba trabajo a maestros y estudiantes pobres. Conforme aumentaban los pobres enfermos, los religiosos y las limosnas, realizó nuevas fundaciones en Oaxtepec (1568), Xalapa, Perote (1578), San Juan de Montes Claros (1590), La Habana, Puebla de los Ángeles, Guatemala, Antequera, Oaxaca, Querétaro y finalmente en Acapulco.

Fray Bernardino Álvarez fue reconocido por su gran dedicación a los enfermos mentales. Actualmente uno de los hospitales psiquiátricos más importantes del país lleva su nombre, en honor a las grandes aportaciones que hizo.

 

 

Bibliografía.

De Eguiara y Eguren, JJ. (1998). Historia de sabios novohispanos. México. Distrito Federal. UNAM. Coordinación de Humanidades. 193 pp.

Muriel, J. (2015). Hospitales de la Nueva España. Tomo I. Fundaciones del siglo XVI. Instituto de Investigaciones Históricas UNAM. Recuperado de: http://www.historicas.unam.mx/ publicaciones/publicadigital/libros/hospitales/HNET1017.pdf

 

¿Depresión Navideña?

¿Depresión Navideña?

 

 

 ¿Alguna vez te has sentido deprimido en la temporada navideña?

Puede ser que lo que experimentes sea una depresión estacional. Este término tiene una doble connotación para los psiquiatras. La primera trata de un padecimiento que se presenta en las personas que viven en la parte norte del planeta, lugares en los que la luz del día es muy corta y las noches son muy largas, además de la intervención de algunos factores ambientales y genéticos; ante estas condiciones se recomienda hace el uso de ciertas lámparas que proveen la cantidad necesaria de luminosidad para evitar los episodios depresivos.

La segunda connotación de la depresión estacional o vulgarmente conocida como ‘depresión navideña’, se debe a los cambios de ánimo que experimentan algunas personas durante el periodo que duran las celebraciones relacionadas con la navidad y el año nuevo. Mucha gente tiende a realizar auto análisis y reflexiones en las que encuentran que sus metas, deseos, ilusiones o logros no han sido cumplidos, no se encuentran satisfechos con las acciones que han realizado o con lo que tienen y cuentan en ese momento y entran en un estado de depresión. Si estas emociones negativas, pesimistas o llenas de melancolía y nostalgia, duran más de dos semanas, el problema de depresión podría agravarse o volverse crónico, lo que puede ser un fuerte impacto a mediano y largo plazo en la vida de la persona afectada.

Otros síntomas generales que se asocian a la depresión, además del sentimiento de tristeza, son cambios en el apetito, en el peso, en el patrón de sueño, ausencia en el ámbito escolar o laboral e irritabilidad al mínimo estímulo.

Ante esta situación se recomienda no tomar a la ligera los sentimiento y emociones, es importante acudir con un especialista en salud mental como el psiquiatra y/o el psicólogo para una valoración, mismo que determinará el tratamiento que el paciente debe seguir y también se recomienda afianzar y mejorar las relaciones interpersonales y las redes de apoyo, dado que los seres humanos somos sociales por naturaleza.

 

Con información del Dr. José Benjamín Guerrero López, Coordinador de la clínica del Programa de Salud Mental del Departamento de Psiquiatría y Salud Mental de la Facultad de Medicina de la UNAM.

Sobre el Estrés y sus consecuencias…

Sobre el Estrés y sus consecuencias…

 

 

Todas las emociones derivadas del estrés desempeñan un papel funcional, nos preparan y nos guían a tener cuidado para anticipar posibles riesgos y evitar accidentes. El problema surge cuando dichas emociones te impiden realizar tus actividades cotidianas y laborales e incluso pueden llegar a incapacitarte.

La inquietud, por ejemplo, surge de un bajo nivel de preocupación sin afecciones físicas aparentes. Mientras que la angustia se manifiesta por una sensación de opresión en la ‘boca del estómago’ y dificultad respiratoria cuando la sensación de preocupación se intensifica.

 

El Estrés y sus consecuencias

Según la Asociación Americana de Psicología (APA) el estrés aumenta cada año y las mujeres lo experimentan con mayor frecuencia que los hombres.

El estrés se define como un estado automático y autónomo de tensión física, mental o emocional que resulta de circunstancias adversas, exigentes o de probable riesgo para una persona. Por lo que un estímulo estresante puede generarle una perturbación severa para los sistemas fisiológicos de su organismo.

Además de sensaciones y emociones negativas para tu salud mental como la ansiedad, y depresión, también puede generarte otras diversas enfermedades como las cardiovasculares, cáncer y obesidad, que afectan en diferentes niveles de gravedad la salud de las personas.

 

 Ansiedad. El estresor inicial es desencadenado por una sensación de miedo que se basa en distintas variables ideográficas incluyendo el procesamiento cognitivo, afectivo, conductual y su contexto social. En estos casos, el estrés se enfatiza por una tensión o amenaza que surge de una recreación imaginaria basada en alguna experiencia pasada o presente e incluso de ideas sobre el futuro. Físicamente se puede manifestar con dolor o malestar en la zona del pecho, en el brazo y originarse dificultad respiratoria, por lo que la persona que lo experimenta, muchas veces suele confundirlo con un posible infarto, lo que detona y agrava la situación estresante.

Como tratamiento, sólo un psiquiatra, puede prescribir medicamentos ansiolíticos o antidepresivos en caso de ser necesario. Las técnicas de respiración, relajación, terapias basadas en el método cognitivo-conductual y de manejo del estrés, serán las adecuadas para contrarrestar el padecimiento en caso de ansiedad. Se debe guiar a la persona para identificar los estresores y sus reacciones a ellos.

 

Depresión. Una vida estresante crónica conduce a trastornos en el estado de ánimo como la ansiedad y la depresión. Existe un incremento de la actividad del eje regulador del estrés; la secreción desmesurada y constante del cortisol afecta a las vías de neurotransmisores como la dopaminérgica, noradrenérgica y serotoninérgica, las cuales se involucran directamente con la depresión.

 

Inflamación y cáncer. La vinculación entre el estrés y cáncer ocurre a través del proceso inflamatorio. Las interleucinas pro inflamatorias interactúan con los diferentes sistemas como el endocrino, serotoninérgico, dopaminérgico y noradrenérgico que se encuentran involucrados en la respuesta que genera el estrés.

Los glucocorticoides como el cortisol poseen un efecto antiinflamatorio pero una secreción constante y excesiva de éstos, produce una disminución de la respuesta inflamatoria, inmunidad celular y humoral, facilitando el desarrollo de infecciones. También se eleva el factor nuclear potenciador de las cadenas ligeras Kappa de las células B activadas que, junto con citosinas pro-inflamatorias, favorecen la acumulación de especies reactivas del oxígeno, lo que se encuentra involucrado en el desarrollo, progresión y metástasis en el cáncer.

 

Obesidad. Existe una asociación entre el estrés crónico y el consumo elevado de calorías. Hay un aumento en la actividad de las vías endócrinas, lo cual conlleva a la mayor ganancia de peso por deposito graso y se incrementa la ingesta de alimentos ricos en carbohidratos por la disminución de los niveles de leptina, que ayuda a moderar la ingesta de estos alimentos.

 

Enfermedades cardiovasculares. Ante un estresor se aumenta la presión arterial, la frecuencia y el gasto cardíacos, lo que origina mayor demanda de oxígeno para el corazón, el sistema nervioso libera catecolaminas como la adrenalina que incrementa la respiración. El estrés puede ocasionar también accidentes cerebrovasculares si hay presencia de estrés agudo en los vasos sanguíneos en personas que padecen trastornos de la coagulación. O también favorecer al desarrollo de ateroesclerosis que disminuye el flujo sanguíneo coronario.

 

Con información de Cristian Joshua Hernández González, Médico Pasante de Servicio Social de la Facultad de Medicina, UNAM.

 

Bibliografía.

Herrera-Covarrubias D., Coria-Avila G. (2017) Impacto del estrés psicosocial en la salud. Revista eNeurobiología 8(17):220617

Bystritsky Alexander, Kronemyer David (2014) Stress and Anxiety. Psychiatric Clinics of North America, 2014-12-01, Volume 37, Issue 4, Pages 489-518

 

Referencias

Denise Cristina Escudero Franco, psicóloga. 4ª Feria del Libro de Ciencias de la Salud 2019. Conferencia: Angústiate menos y regúlate más.

Mariluz Morales López, Médica Pasante de Servicio Social de la Facultad de Medicina, UNAM.

NIH News in Health. (2016). Understanding Anxiety Disorders. Recuperado de: https://newsinhealth.nih.gov/sites/nihNIH/files/2016/March/NIHNiHMar2016.pdf [Revisado 11 Sep. 2019].

Medlineplus. (2019). Ansiedad. Recuperado de: https://medlineplus.gov/spanish/anxiety.html [Revisado 11 Sep. 2019].

Prevención del Suicidio

Prevención del Suicidio

 

 

El suicidio se define como una conducta que inicia primero con la fantasía de muerte, posteriormente, puede llegar a la idea de quitarse la vida, alcanzando el intento o la consumación del mismo de manera deliberada.

Actualmente, representa la segunda causa de muerte entre los jóvenes de 15 a 29 años y las causas más asociadas son los problemas familiares, en las relaciones interpersonales, trastornos mentales como depresión, ansiedad, abuso en el consumo de alcohol o de otras sustancias; y engloba diversos factores como los biológicos, psicológicos, sociales y culturales de los seres humanos.

Cada año se suicidan 800 mil personas en el mundo, lo que representa una muerte cada 40 segundos y durante el 2017 en México, se suicidaron 6 mil 559 personas.

Existe una asociación genética con agentes estresores ambientales. Se ha encontrado que el 11% de las personas que cometen un suicidio, tienen un familiar de primer grado que también se ha suicidado; a su vez, del 6 al 8% de las personas tienen un antecedente familiar con intento de suicidio.

Es mayormente consumado por el sexo masculino que el femenino, pues por cada 4 hombres que lo realizan, una mujer también lo logra, esto se debe a que los hombres utilizan métodos más letales y violentos; mientras que en las mujeres es mayor la frecuencia de intento, por cada 3 de ellas, sólo un hombre lo intenta.

 

¿Cuáles son las señales de alerta?

Cuando la persona propensa a pensarlo, idearlo, planearlo, intentarlo o consumarlo manifiesta sentimientos de culpa, de inutilidad e infravaloración; muestra afectaciones en sus hábitos de alimentación, ya sea con el aumento o disminución del peso y del apetito; cambios bruscos en el estado de ánimo, trastornos del sueño, aislamiento social, tristeza que se vuelve depresión, deserción escolar e incluso llega despedirse de amigos o familiares.

Algunos factores importantes de riesgo socio-demográficos es ser del sexo masculino, vivir solo, estar divorciado o separado, desempleado, haber tenido la jubilación reciente o tener problemas en el trabajo, económicos, de pareja, con los hijos o ser encarcelado.

Para prevenir el suicidio es muy importante tener una atención psiquiátrica o psicológica de manera urgente y ante el intento de realizarlo se requiere además una valoración médica para verificar la gravedad de los daños realizados a su cuerpo. Para ayudar a las personas que manifiestan o demuestran de alguna manera estar en riesgo de cometerlo se debe considerar restringirles el acceso a los medios de suicidio como posibles armas, medicamentos u otras sustancias.

 

 

Con información de la Dra. Brenda Hernández Vega, Especialista en Psiquiatría, Miembro de la Asociación Psiquiátrica Mexicana, Profesora y Médica Adscrita de Consulta Externa del Departamento de Psiquiatría y Salud Mental de Facultad de Medicina, UNAM.

Meningitis

Meningitis

¿Qué es la meningitis?

 

Nuestro cerebro está envuelto por un tejido de tres capas llamadas meninges (duramadre, piamadre y aracnoides), que tienen la función de protegerlo. Cuando este tejido se ve afectado por algún factor infeccioso, autoinmune o neoplásico, se inflama generando severos riesgos y daños al sistema nervioso central.

La causa de la meningitis por infección puede ser viral, bacteriana, micótica, micobacteriana, ascéptica o por causa de enfermedades autoinmunes como el lupus; y neoplásica cuando es generada por algún cáncer.

Los síntomas generales son rigidez de la nunca, fuerte dolor de cabeza o cefalea, agitación psicomotriz, fiebre y el paciente puede llegar a convulsionar.

En casos de meningitis viral o bacteriana en infantes, puede presentarse irritabilidad, vómito y síntomas gastrointestinales.

En los adultos se presenta claramente una desorientación y también es posible la confusión y falta me memoria.

Para realizar el diagnóstico, inicialmente se hace uso de la tomografía computada, misma que dictamina si es posible hacerle o no la punción lumbar al paciente. Esta punción depende de que no presente hipertensión endocraneana y consiste en la obtención de líquido encefalorraquídeo para realizar cultivos por medio de la tinción de Gram; de esta manera se puede determinar si la inflamación es de origen bacteriano, micótico o micobacteriano.

Por otro lado, el estudio de Reacción de la Cadena de la Polimerasa (PCR) se realiza para identificar si la infección es ocasionada por un virus; mientras que el estudio de Adenosina Desaminasa es útil en caso de cuyo origen sea una micobacteria como la causante de la tuberculosis.

Es muy importante tratar la meningitis de manera inmediata y lo más pronto posible, ya que esta afección puede generar graves secuelas tanto neurológicas como motoras, pérdida de memoria.

Para su prevención se ha mostrado eficiencia con la vacuna contra haemophilus influenzae en los casos en que se puede generar por infección viral, así como la vacuna contra tuberculosis que se aplica en los infantes.

 

 

Con información del Dr. Sergio Alberto Mendoza, Profesor de Posgrado de la Facultad de Medicina, UNAM.

¿Qué es un Accidente Cerebrovascular (Ictus)?

¿Qué es un Accidente Cerebrovascular (Ictus)?

 

 ¿Qué es un Accidente Cerebrovascular (ICTUS)?

El Sistema Nervioso Central o Cerebro tiene una gran cantidad de arterias y vasos que lo irrigan con sangre. Un accidente cerebrovascular puede presentarse de dos formas, por la oclusión de alguna de estas arterias, dando como resultado un infarto cerebral; o por su ruptura, generando una hemorragia o también conocida como derrame cerebral.

Se denomina accidente porque se presenta de manera súbita, sin embargo, ya existe una afectación o patología previa como puede ser el endurecimiento de las arterias o arterioesclerosis, o encontrarse previamente debilitadas a causa de hipertensión. Algunos pacientes nacen con la predisposición de formar aneurismas, una dilatación en forma de pequeño saco que se puede romper.

 

¿Qué es una embolia?

Generalmente los coágulos se forman en el corazón de los pacientes con trastornos del ritmo, cuando el corazón no late de forma adecuada como en el caso de la fibrilación auricular, crea una turbulencia por la que se forman pequeños coagulitos y trombos en las paredes de las cavidades del corazón, de estos se pueden desprender segmentos llamados émbolos que viajan por el torrente sanguíneo y llegar al cerebro, así es como se ocluye alguna arteria provocando un infarto cerebral provocando la muerte del tejido que estaba irrigado por esa arteria. Sin embargo, la oclusión en las arterias del cerebro, también pueden deberse a una trombosis. Otro sitio del que se pueden desprender los émbolos, es de la arteria carótida que pasa por una parte del cuello y así dirigirse al cerebro.

¿Anticonceptivos relacionados con el accidente cerebrovascular?

Los anticonceptivos orales deben prescribirse de una manera particular para cada mujer fértil de acuerdo a su historial clínico, ya que no todos los anticonceptivos orales son para todas. En algunos de estos casos, pueden llegar a presentar dolores de cabeza frecuentes como posibilidad de una trombosis venosa por la reacción de su organismo a las sustancias de algunos anticonceptivos orales y llegar a presentar un infarto hemorrágico.

Sobre las Hemorragias cerebrales

Aquellos pacientes que deben tomar anticoagulantes por algún problema cardíaco y no asisten a sus consultas o no siguen las indicaciones de su médico, pueden llegar a tener la complicación de la hemorragia intracraneal secundaria o subaracnoidea debido al mal uso de sus anticoagulantes.

Síntomas de alarma del Accidente Cerebrovascular (ICTUS)

Cuando hay un déficit neurológico, el paciente presenta debilidad en el cuerpo, en un brazo, parálisis y asimetría facial, trastornos de lenguaje, no puede articular y comprender ideas, trastornos visuales y sensitivos. Se debe llamar a emergencias inmediatamente, ya que las secuelas que puede dejar un evento de estos es discapacidad motriz, problemas visuales y de lenguaje; algunas de estas se pueden recuperar con una buena rehabilitación, sin embargo, la regeneración del cerebro es demasiado limitada.

 

Para hacer un correcto diagnostico, se requiere de estabilizar los signos vitales del paciente y realizarle una tomografía computarizada para determinar si por sus condiciones clínicas y por su edad es candidato a operación o no. Los tipos de operación a los que se pueden someter los pacientes que sí son candidatos son craneotomía y terapia endovascular que consiste en una cirugía mínima invasiva.

 

El 50% de los pacientes con hemorragia subaracnoidea por ruptura de un aneurisma, fallecen.

En México el Accidente Cerebrovascular es la 6ta causa de mortalidad y en mayores de 65 años llega a ser la 2da.

Es posible prevenir estos eventos cerebrovasculares llevando un estilo de vida saludable, una dieta balanceada, haciendo ejercicio y evitando otras enfermedades estrechamente relacionadas con el síndrome metabólico crónico como la obesidad, hipertensión y diabetes, por lo que son necesarios los chequeos anuales de presión arterial, colesterol y glucosa.

 

Con información del Dr. Luis Delgado Reyes, Neurocirujano, Médico Adscrito al Servicio de Neurología del Hospital Juárez de México, Profesor de Anatomía y de Posgrado de la Facultad de Medicina, UNAM.