Mito o realidad: ¿diciembre deprime a todos?

Mito o realidad: ¿diciembre deprime a todos?

 

Llega diciembre y con ello la época navideña, generándonos un sin fin de emociones: desde  alegría, entusiasmo y esperanza, pero también provoca tristeza, nostalgia o incluso enojo, en consecuencia se tienen síntomas parecidos a la depresión, algunas personas pueden desarrollar un cuadro depresivo o intensificar alguno que ya se padecía y que no está directamente relacionado con la depresión invernal.

Es importante hacer una distinción entre lo que es una depresión generada por situaciones del contexto social, es decir, lo que nosotros deseamos,  lo que para nosotros representa la navidad, la familia, los logros, los deseos que se cumplieron o no se cumplieron a lo largo del año y la depresión estacional que es causa por problemas biológicos.

La depresión navideña también es conocida como depresión de diciembre y/o depresión invernal y es provocada por factores biológicos que generan una disminución de los niveles de serotonina por la oscuridad, ya que nuestro organismo depende mucho de los ritmos biológicos y de cómo estos regulan nuestro reloj interno, los seres humanos somos muy sensibles a los cambios, cuando hay un nivel de oscuridad mayor nos vamos adaptando, pero cuando esos niveles nos sobrepasan y nuestro cuerpo ya no puede adaptarse a esas nuevas condiciones como el caso de la oscuridad, se desarrollan problemas en la conducta.

No todas las personas somos vulnerables a los trastornos depresivos estacionales, los habitantes que se van a ver afectados por esta cuestión son aquellos que viven en la parte norte del planeta, cuando cambian los ciclos de luz-oscuridad y las noches son más prolongadas que los días. Asimismo se ha visto que las personas que tienen trastorno bipolar tienen más número de recaídas que en otras épocas del año.

Las personas que vivimos en países cerca del Ecuador, donde los cambios de luz no son tan intensos o tan importantes, no tenemos tanta susceptibilidad a este problema.

El tratamiento depende del tipo de depresión, es muy importante que el psiquiatra valore  las condiciones que hicieron que se desarrollará el cuadro depresivo  para dar el tratamiento adecuado, si es un cuadro estacional el tratamiento principal será la terapia de luz o terapia lumínica, en cambio si es porque se re-activo un cuadro depresivo previo por tristeza, abatimiento del ánimo y falta de motivación, el tratamiento tendrá que ser antidepresivos y psicoterapia.

Si una depresión lleva más de dos semanas y se notan cambios en el peso, en el apetito, en los patrones del sueño, disminución en la energía o falta de motivación es conveniente ir con un especialista para ser tratado, ya que la depresión es una enfermedad y muchas veces no es diagnosticada a tiempo hasta que se agrava.

 

Con información del Dr. José Benjamín Guerrero, Coordinador de la Clínica de Salud Mental del departamento de Psiquiatría de la Facultad de Medicina de la UNAM.

 

 

Depresión y suicidio…

Depresión y suicidio…

 

La depresión es el resultado de un conjunto de factores biológicos, psicológicos y sociales, suele iniciar cuando la persona atraviesa por alguna situación difícil o estresante como desempleo, muerte de un ser querido, experiencias traumáticas, entre otros.

En México se estima que 9.2% de la población ha sufrido depresión, y 1 de cada 5 personas la sufrirá antes de los 75 años, siendo más común en jóvenes.

¿Qué siente una persona con depresión?

Presenta durante al menos 2 semanas:

  • Profunda tristeza.
  • Pierde el interés por cosas y actividades que antes disfrutaba.
  • Se siente vacía y/o culpable.
  • Come en exceso o pierde el apetito.
  • Duerme más de lo habitual o sufre de insomnio.
  • Se siente cansado, apático o fatigado todo el día.
  • No se puede concentrar.
  • Es más lento al hacer sus actividades.
  • En casos graves, tiene pensamientos relacionados con la muerte.

El suicidio es una de las 20 principales causas de muerte a nivel mundial. Más de 800 mil personas mueren, es decir, 1 persona se suicida cada 40 segundos y ésta es la segunda causa de muerte entre personas de 15 a 29 años de edad. Por cada adulto que se suicidó, otros 20 lo han intentado.

En el mundo, 300 millones de personas sufren depresión y más de 260 millones tienen trastornos de ansiedad.

De acuerdo al INEGI, en nuestro país el número de muertes por suicidio ha ido en aumento, en 2016 se registraron 6 mil 370 muertes por esta causa; más de la mitad son consumados por personas con trastornos depresivos y aproximadamente 1 de cada 4 casos se asocia al alcoholismo.

¿Qué hacer si se detecta depresión o se conoce a alguien que la padece?

  • Hablar de sus sentimientos con alguien de confianza.
  • Buscar ayuda profesional ¡Hablar con su médico de cabecera o un profesional sanitario local es un comienzo!
  • No aislarse, mantener contacto con familiares y amigos.
  • Hacer ejercicio regularmente, aunque se trate de un pequeño paseo.
  • Mantener hábitos regulares de alimentación y sueño.
  • Evitar o disminuir la ingesta de alcohol y abstenerse de consumir drogas ilícitas ¡éstos productos pueden empeorar la depresión!
  • Seguir haciendo las cosas que siempre han gustado, aunque no lo apetezcan.
  • Tomar conciencia de sus pensamientos negativos y autocríticos persistentes e intentar sustituirlos por pensamientos positivos. Auto felicitarse por sus logros.

Fuentes:

Instituto Nacional de Estadística y Geografía. (2015). Estadísticas a propósito del… Día Mundial para la prevención del Suicidio (10 de septiembre)”. Aguascalientes: INEGI.

Organización Mundial de la Salud. (2016 – 2017). ¿Preocupado por el futuro? Prevenir la depresión durante la adolescencia y los primeros años de la adultez. Obtenido de Campañas mundiales de salud pública de la OMS: http://www.who.int/campaigns/world-health-day/2017/handouts-depression/adolescents/es/

Organización Mundial de la Salud. (24 de agosto de 2018). Suicidio. Obtenido de Notas descriptivas: http://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/suicide

Secretaría de Salud. (7 de abril de 2017). Depresión Hablemos. Obtenido de https://depresionhablemos.wixsite.com/inicio

 

¿Cómo y por qué nos enamoramos?

¿Cómo y por qué nos enamoramos?

 

El amor es un sentimiento de afecto o inclinación hacia una persona en la que están implicados distintas emociones y áreas del cerebro y aspectos físicos para que ocurra. Psicológicamente, hay distintos factores que hacen que sintamos atracción por una persona, como la familiaridad, el parecido o que nos recuerde a algún familiar, así como la imagen física, el sentir que hay intereses en común. Durante el enamoramiento el cerebro libera diversas sustancias como noradrenalina, adrenalina, dopamina, serotonina, endorfinas; algunas de ellas actúan de manera similar a una droga.

 

Con información de la Dra. Diana Patricia Guízar Sánchez, Coordinadora del departamento de Investigación Educativa en la Unidad de Posgrado de la Facultad de Medicina, UNAM.

¿Qué es el Síndrome de Fatiga Crónica?

¿Qué es el Síndrome de Fatiga Crónica?

 

La Fatiga crónica está estrechamente relacionada con el estrés. Se manifiesta por el cansancio físico y mental, falta de concentración, somnolencia, dolores musculares en espalda, hombros, cuello y nuca y representa una incapacidad para descansar y realizar las labores diarias. Muchas veces se puede llegar a confundir con depresión o ansiedad y sólo un especialista en salud mental puede hacer el diagnóstico diferencial. Es importante atenderla a tiempo, ya que si es generada por estrés, éste libera sustancias que en altos niveles son perjudiciales para el sistema inmunológico.

 

Con información del Dr. Joaquín Ricardo Gutiérrez Soriano, Médico Psiquiatra, Especialista en Psicogeriatría, Técnico Académico Asociado B de tiempo completo en el área de Investigación y Docencia de la Facultad de Medicina, UNAM.

¿Quieres un cerebro creativo e innovador?

¿Quieres un cerebro creativo e innovador?

 

Todos los actos creativos son inconscientemente concebidos por el cerebro, sin embargo no se dan de la noche a la mañana, es necesario educar y entrenar nuestro cerebro para que podamos ser personas creativas e innovadoras. El estudiar, leer libros, hacer ejercicio y en general aprender cosas nuevas son las claves para ser más imaginativos y si a esto le sumamos esfuerzo y disciplina, se tendrá un cerebro más preparado para crear e innovar en diversos ámbitos.

Con información del Dr. Ranulfo Romo Trujillo, Investigador del Instituto de Fisiología Celular, de la UNAM.