¿Cómo funcionan las inyecciones anticonceptivas?

¿Cómo funcionan las inyecciones anticonceptivas?

 

Las inyecciones anticonceptivas se aplican para evitar embarazos no deseados y cuando alguno de los demás métodos anticonceptivos resultan molestos por su uso constante. Cabe señalar que las inyecciones anticonceptivas deben ser utilizadas en los casos en los que se cuenta con una sola pareja sexual estable, puesto que, éstas no te protegerán contra las enfermedades de transmisión sexual como los anticonceptivos de barrera. Entre las ventajas de estas inyecciones, encontramos que son de larga duración por si ocasionalmente olvidas tomar tus dosis diarias como en el caso de las pastillas, regulan el ciclo menstrual disminuyendo el dolor de los cólicos, el vello facial y el acné.

 

Existen dos tipos de acuerdo a las necesidades de cada mujer.

· Inyecciones con estrógeno y progestina, cuyo periodo de efectividad es de 30 días.

· Inyecciones que sólo contienen progestina, cuyos de periodo de efectividad son de 60 y 90 días.

 

En ambos tipos de inyecciones existe la posibilidad de presentar efectos secundarios como mareos, vómitos, dolor de cabeza, náusea, entre otros; así como ciertas contraindicaciones.

 

Es importante que antes de usarlos le informes a tu médico si padeces:

– Hemorragias en el útero

– Hipertensión arterial

– Diabetes mellitus

– Migraña

– Quistes en la matriz

– Insuficiencia renal

– Alteraciones de la coagulación

– Depresión importante

– Problemas del corazón

 

Con información de la Norma Oficial Mexicana, NOM 005-SSA2-1993, De los Servicios de Planificación Familiar.

Enfermedad Pélvica Inflamatoria

Enfermedad Pélvica Inflamatoria

 

La enfermedad pélvica inflamatoria es una de las principales causas de infertilidad en la mujer, la cual es causada por una infección que produce inflamación a nivel de la pelvis y puede provocar adherencias o una inflamación crónica que obstruye las tubas uterinas haciendo difícil que una mujer pueda embarazarse, sino se atiende a tiempo con un especialista puede complicarse y formar un absceso provocando la necesidad de una intervención quirúrgica para realizar una histerectomía es decir, extraer la matriz, una o las dos trompas de falopio.

Entre el  80%  y el 90% de las mujeres que lo padecen sufren de dolor pélvico, secreción vaginal, dolor en el cervix y en algunos casos cuando la enfermedad ya está muy avanzada hay fiebre.

 

Con información de la Dra. Susana Haquet Santana, Académica del  Departamento de Embriología de la Facultad de Medicina UNAM.

Síndrome de ovario poliquístico

Síndrome de ovario poliquístico

 

Escucha el programa de radio completo: 

 

El síndrome de ovario poliquístico es un trastorno endócrino que se manifiesta con alteraciones en los periodos menstruales y puede ocasionar infertilidad.

Está asociado a un desajuste hormonal que actualmente se ha visto incrementado por el estilo de vida y la trasgresión alimentaria. Se estima que entre un 4 y 8 por ciento de las mujeres en edad reproductiva lo padecen.

Otras de sus manifestaciones son el aumento en cantidad y grosor de vello en el rostro, abdomen y área genital (hirsutismo). También pigmentación en el cuello y axilas, y trastornos metabólicos, como resistencia a la insulina.

Muchas mujeres llegan a consulta cuando tienen problemas para embarazarse o cuando llevan varios meses o hasta un año de ausencia de su periodo menstrual (amenorrea), pues se les hace común no menstruar, incluso cómodo, pero esto no es normal. De hecho, si no se descama cada mes la capa de mucosa del endometrio, es factor de riesgo para un cáncer endometrial.

En un ciclo menstrual regular, cada 14 días un folículo (donde se desarrolla el óvulo) tiene que madurar para ser liberado y, de no haber fecundación, se descama en el periodo menstrual. Si esto no sucede, los folículos engrosan su teca (capa externa) y se van acumulando dentro del ovario. Lo que repercute en la falta de menstruación.

Además, hay aumento de la hormona de la insulina, presentando resistencia a ésta, así como un incremento en la formación de andrógenos, que son las hormonas masculinas. Aunque las mujeres también las producen en menor proporción que un hombre, cuando se presenta este síndrome la mujer las produzca en exceso y se expresa de manera clínica en el vello corporal.

El diagnóstico del síndrome de ovario poliquístico es de exclusión; es decir, descartando otras posibles enfermedades. Al menos tendrían que presentarse tres de las manifestaciones antes descritas y contar con una imagen por ultrasonido de un patrón poliquístico, midiendo el tamaño de los ovarios y cuántos folículos hay en cada ovario.

El tratamiento de este síndrome difiere si las mujeres desean embarazarse o si sólo quieren regularizar su ciclo menstrual. En este último caso, generalmente consistiría en la administración de anticonceptivos orales, pero si se trata del segundo caso, se evalúa el peso, índice de masa corporal, niveles hormonales en sangre y aumento de insulina, para determinar los pasos a seguir.

La primera línea de tratamiento para mujeres con ovario poliquístico e infertilidad es bajar de peso, dieta y ejercicio. Con estas medidas pueden retornar sus periodos ovulatorios, ya que con un peso correcto se regula el sistema endócrino.

El tejido adiposo, que es la grasa a nivel periférico, juega un papel importante en la producción hormonal porque precisamente esta grasa en exceso se metaboliza a las hormonas.

La estrona es un tipo de estrógeno que tiene un impacto en el eje hipotálamo-hipófisis-gónada con efectos negativos para la maduración del folículo. Bajando de peso disminuimos el impacto de esta conversión periférica hormonal en cuanto a exceso de estrógenos. Con su índice de masa corporal ideal, podemos iniciar tratamiento de menor a mayor complejidad.

Con información de la Dra. Alejandra Eréndira Ramírez Román, académica del Departamento de Embriología de la Facultad de Medicina.

 

 

Un simple beso te puede enfermar

Un simple beso te puede enfermar

 

Los labios están formados por nervios que son muy, pero muy sensitivos y el beso apasionado desencadena la formación de  sustancias químicas las que, a su vez, estimulan la producción de hormonas y activan las células del sistema nervioso.  El beso apasionado, hace que una parte de la mucosa nasal se active, lo que aumenta  la capacidad olfativa  de las personas.  Asimismo,  aumenta al doble la circulación sanguínea lo que ocasiona que los labios se sientan más calientes de lo normal.

A pesar de las sensaciones placenteras que provoca, el beso no es tan inofensivo como se piensa ya que, a través de él se pueden transmitir diversas infecciones como la gonorrea, el herpes labial y la mononucleosis infecciosa.

La mononucleosis infecciosa es una enfermedad causada en la mayoría de los casos por el virus del Epstein Barr que se contagia a través de la saliva. Por este motivo también se le conoce como la enfermedad del beso o enfermedad de los enamorados.

 

Con información de:

 Dr.  Rodolfo García Contreras, Profesor asociado C Facultad de Medicina, Responsable del Laboratorio  de Bacteriología

 María Verónica Hernández Valencia, Médico pasante de Servicio Social, Facultad de Medicina