Prácticas sexuales lésbicas

Prácticas sexuales lésbicas

En pleno siglo XXI aún se registran prácticas lesbofóbicas hacia las mujeres lesbianas y bisexuales, los temas sobre su salud aún significan un tabú, haciéndolos invisibles, “si no se nombra, no existe”. Esto antepone muchas barreras para el acceso a la prevención y la atención a la salud, ejemplo de estas barreras es que frecuentemente durante la consulta médica se asume la heterosexualidad, resultando un problema ya que no se consideran especificidades en materia de salud sexual y reproductiva que requieren estos grupos en particular.

No reconocer y no tomar en cuenta la orientación sexual y/o la práctica sexual en una consulta médica puede evitar que las mujeres adquieran información preventiva de infecciones de transmisión sexual (ITS) en mujeres que tienen sexo con mujeres o la falta de insumos  de prevención, más allá del condón masculino. Otro ejemplo, es cuando las mujeres lesbianas o bisexuales desean reproducirse, el personal de salud pocas veces tiene el conocimiento y la sensibilidad de brindar orientación adecuada para recomendar  alternativas como la inseminación artificial o la maternidad subrogada.

El departamento de Salud Pública de la Facultad de Medicina en colaboración con otras instituciones educativas, se dio a la tarea de realizar una de las primeras publicaciones científicas sobre las prácticas sexuales de mujeres lesbianas y bisexuales en México. En este primer acercamiento, las mujeres lesbianas reportan que el 80% de ellas no se protegen contra una ITS cuando tienen relaciones sexuales con otras mujeres y el principal motivo para no hacerlo es que tienen una pareja afectiva estable.

Las prácticas reportadas con mayor frecuencia son el uso de dedos y juguetes sexuales en los genitales tanto externos como internos; sexo oral y frotamiento de los genitales externos. Aunque el uso de protección para ITS fue mínimo, las formas más utilizadas  fueron el condón masculino, guantes y el condón femenino. El 9% dijo haberse protegido al mantener relaciones sexuales con un hombre, lo que implica que un programa de salud sexual y reproductiva dirigido a estas poblaciones requiere tomar en cuenta lo dinámico que puede ser la vivencia de la sexualidad de estos grupos.

En un futuro se pretende realizar estudios de prevalencia conocer cuáles ITS se presentan en la población de mujeres lesbianas y bisexuales de México, esto es necesario toda vez que  que el Sistema de Vigilancia Epidemiológica en México no cuenta con reportes sobre enfermedades específicas en esta población.

Conocer las prácticas sexuales, los riesgos asociados a infecciones de transmisión sexual entre mujeres lesbianas y bisexuales son elementos que no deben ser considerados para caer en un higinismo exacerbado, sino que deben ser conocimientos que contribuyan a la generación de política pública encaminada a la protección de la salud, lo que incluye el pleno disfrute de la sexualidad.

 

Con información del Dr. Juan Carlos Mendoza Pérez, Académico del Departamento de Salud Pública de la Facultad de Medicina, UNAM.

Fuente: Mendoza-Pérez JC, Ortiz-Hernández L, Lozano-Verduzco I. Sexual Practices Among a Sample of Young Lesbian and Bisexual Women from Mexico: An Exploratory Study. Int J Sex Heal [Internet]. 2019;31(2):154–63.

Disponible en: https://doi.org/10.1080/19317611.2019.1603179

 

 

 

 

Día de la lucha contra la homofobia

Día de la lucha contra la homofobia

 

 

Es el rechazo, señalamiento, pensamiento negativo y odio hacia todas las personas que no son heterosexuales y trasgreden el sistema de género. Mismo que surge de la idea de que el hombre con estándares masculinizados es el centro y la figura máxima en la sociedad.

Como antecedentes tiene el día de la intolerancia y el 17 de mayo se conmemora el Día Internacional contra la homofobia, retomando el día en que la OMS retiró a la homosexualidad de su lista de enfermedades mentales. Actualmente se han agregado los términos “lesbofobia”, “bifobia” y “transfobia”, para visibilizar a todos los grupos de la comunidad LGBT.

La identidad de género se refiere al cómo se autoidentifica una persona, como hombre o como mujer, independientemente de su sexo biológico y orientación sexual, mientras que ésta última es la atracción erótica y afectiva que se tiene por otras personas, ya sean del mismo sexo, sexo opuesto o ambos.

 

Los dos principales tipos de homofobia:

Sutil: Es el hecho de no agredir u ofender a una persona LGBT y supuestamente, aceptar su orientación sexual mientras no lo demuestre o exprese libremente.

Directa: Es la presencia literal y evidente de agresión física o verbal, violencia, rechazo, privación de los derechos humanos e incluso de la vida de la persona afectada.

 

Las personas Trans son las mayormente afectadas, sobre todo con homofobia directa, son victimas de agresión y violencia. Cualquier tipo de homofobia tiene impacto en la salud mental del afectado, generando depresión e incluso ideación o intento suicida.

Según el CONAPRED, el 60% de la comunidad LGBT se ha sentido discriminada en el último año versus el 20% de la población general sin importar su orientación sexual. El 83% sufre de violencia sutil por ser aludidos con chistes ofensivos entre las pláticas cotidianas; y el 53% sufre de violencia y agresión física.

El 77% de las personas Trans se han sentido discriminadas o incómodas en las consultas médicas ya que los médicos insisten en llamarlos y tratarlos de acuerdo a su sexo biológico y no por su identidad de género.

La comunidad LGBT ha sentido la necesidad de ocultar su orientación sexual en consulta médica, lo que significa una barrera de comunicación para sus tratamientos o métodos de prevención en salud sexual. Esto resta la efectividad para evitar infecciones, principalmente de transmisión sexual o aquellas que requieren del uso de hormonas en el caso de la población transexual.

 

 

Con información del Dr. Juan Carlos Mendoza Pérez, Académico del Departamento de Salud Pública de la Facultad de Medicina, UNAM.

 

¿Qué es la Oclusión Tubaria Bilateral?

¿Qué es la Oclusión Tubaria Bilateral?

Es un método anticonceptivo permanente o definitivo que se realiza en aquellas mujeres que tienen el número de hijos deseados y no quieren tener más embarazos, y que han recibido previamente consejería.

Es un método altamente efectivo, su efectividad es mayor al 99%. El riesgo de fracaso en general estimado es de 1 en 200.

Consiste en realizar una pequeña incisión quirúrgica, que puede efectuarse a nivel del nacimiento del vello púbico en cualquier otro momento del ciclo menstrual; a través del ombligo en el momento inmediato a la atención del parto, o se puede realizar durante una cesárea. A través de esta herida se identifican las trompas uterinas, las cuales se cortan y se ligan para impedir el paso del óvulo y de los espermatozoides, evitando así el embarazo. Para realizar la cirugía se pueden emplear diferentes tipos de anestesia: general, regional o local; dependiendo de las características de la mujer.

No protege contra el VIH/SIDA ni contra otras infecciones de transmisión sexual.

Este procedimiento puede ser realizado en cualquier momento del ciclo menstrual, si se tiene la certeza de que la mujer no está embarazada en ese momento. Sin embargo, se debe retrasar si la mujer está embarazada, si tiene una enfermedad grave, algún tipo de infección sistémica o infecciones como enfermedad pélvica inflamatoria, aborto séptico, etc. Y no es muy recomendable en pacientes con cirugías abdominales previas o con obesidad, ya que tienen mayor riesgo en el transoperatorio por lo que se debe buscar un método anticonceptivo alternativo.

 

Ventajas:

  • Su efectividad anticonceptiva es inmediata
  • No interfiere con las relaciones sexuales
  • No interfiere con la lactancia
  • Favorece el disfrute de la relación sexual sin el temor de un embarazo
  • No aumenta el periodo de hospitalización posterior al parto, cesárea o aborto
  • No tiene efectos secundarios para la salud de la mujer
  • Tiene efecto protector contra el cáncer de ovario
  • La recuperación después de la cirugía es rápida (7 días en promedio)

 

Después de la operación se requiere reposo; es posible realizar actividades normales a los dos días, pero se deben evitar esfuerzos y relaciones sexuales durante una semana.

La cita a revisión es a los 7 días de la cirugía para vigilar que no existan complicaciones como infección de la herida. Acudir de inmediato a consulta médica en caso de: presentar dolor, salida de pus por la herida, fiebre, mareo y/o problemas al orinar.

 No produce cáncer, alteraciones del carácter, dolor de cabeza, nerviosismo, aumento de peso, menopausia prematura ni disminución del deseo sexual.

 

Colaboración de Itzel Texta Palomeque, Médica Pasante de Servicio Social de la Facultad de Medicina, UNAM.

 

Referencias:

Secretaría de Salud. (2009). Guía de Referencia Rápida. Consulta y asesoría médica para el uso de la oclusión tubaria bilateral. México: Secretaría de Salud.

Secretaría de Salud. (2009). Resumen de evidencias y recomendaciones. Consulta y asesoría médica para el uso de la oclusión tubaria bilateral. México: Secretaría de Salud.

Secretaría de Salud. (s.f.). Oclusión Tubaria Bilateral (OTB) o Salpingoclasia. Obtenido de Planificación Familiar: http://www.imss.gob.mx/salud-en-linea/planificacion-familiar/oclusion-tubaria-bilateral

 

 

 

 

¿Cómo funciona el DIU?

¿Cómo funciona el DIU?

El Dispositivo Intrauterino (DIU) es un método anticonceptivo que sirve temporalmente para evitar un embarazo, no interfiere con la lactancia y puede ser usado por cualquier mujer sana, incluyendo adolescentes y mujeres que nunca han tenido un embarazo, parto o cesárea. Es seguro para fumadoras, diabéticas e hipertensas.

Se puede aplicar durante la menstruación o en cualquier momento del ciclo si se tiene la seguridad de no estar embarazada ni tener infección vaginal. Puede aplicarse dentro de las primeras 48 horas después de un parto o cesárea, a más de 4 semanas de puerperio (tiempo después de que es expulsada la placenta) e inmediatamente después de un aborto a excepción del aborto séptico.

Para asegurar que la colocación sea segura, en el caso de las mujeres sanas, los únicos exámenes y análisis que son esenciales y obligatorios antes de insertar un DIU incluyen el examen ginecológico y la evaluación de los riesgos de Infecciones de Transmisión Sexual.

Su forma de colocación es con la paciente recostada en una camilla, se coloca un espejo vaginal para ver el cuello del útero y facilitar la introducción del dispositivo; ésta solo toma unos minutos pero puede llegar a ser incómodo y producir un poco de dolor.

Después de la colocación del DIU de cobre es necesario acudir a revisión un mes después, a los 3 meses y posteriormente cada año durante el tiempo que dura el efecto anticonceptivo.

En el caso del DIU de Levonorgestrel, la primera cita de revisión debe ser un mes después de su colocación y las siguientes citas cada 6 meses durante el primer año; posteriormente las citas deben ser anuales y hasta que termine la efectividad anticonceptiva. Se puede colocar un nuevo DIU con levonorgestrel en el momento de la extracción.

Es falso que…

  • Causa cáncer.
  • Que se encarne en la matriz.
  • Que cause infecciones vaginales.
  • Si hubiera un embarazo el bebé puede nacer con el DIU pegado a alguna parte de su cuerpo (el bebé está protegido dentro de la bolsa amniótica).
  • Que no puede ser usado por adolescentes.

 

Con información de Itzel Texta Palomeque, Médica Pasante de Servicio Social de la Facultad de Medicina, UNAM.

Fuentes:

Instituto Mexicano del Seguro Social. (s.f.). Dispositivo Intrauterino de Cobre (DIU) T-Cu. Obtenido de Planificación Familiar: http://www.imss.gob.mx/salud-en-linea/planificacion-familiar/diu-cobre

Instituto Mexicano del Seguro Social. (s.f.). Dispositivo Intrauterino con Levonorgestrel. Obtenido de Planificación Familiar: http://www.imss.gob.mx/salud-en-linea/planificacion-familiar/diu-levonorgestrel

Instituto Nacional de las Mujeres. (17 de agosto de 2015). Dispositivo Intrauterino. Obtenido de ¿Cómo le hago?: https://comolehago.org/metodos/dispositivo-intrauterino/

Organización Mundial de la Salud. (2018). Recomendaciones sobre prácticas seleccionadas para el uso de anticonceptivos. Organización Mundial de la Salud.

Secretaría de Salud. (s.f.). Dispositivo Intrauterino. Obtenido de https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/248537/8_Dispositivo_Intrauterino_Ficha_Informativa.pdf

 

 

Anticonceptivos de emergencia

Anticonceptivos de emergencia

 

La anticoncepción de emergencia se refiere a los métodos anticonceptivos que pueden utilizarse para prevenir un embarazo después de tener relaciones sexuales sin protección. Puede evitar más del 95% de los embarazos cuando se utiliza dentro de los 5 días posteriores al coito. Cuanto antes se utilice, mayor es su eficacia: ésta disminuye al 75% transcurridas más de 72 horas. Su uso es ocasional y no debe ser utilizado como forma regular de control de natalidad.

En nuestro país existen dos tipos:

  1. Píldoras anticonceptivas de emergencia:

a) Combinación de dos tipos de hormonas (etinilestradiol y levonorgestrel)

b) Levonorgestrel solo

 

  1. La inserción postcoito de un dispositivo intrauterino de cobre DIU-Cu, es el método más eficaz ya que reduce el riesgo de embarazo en más del 99% si se coloca antes de que transcurran 120 horas después del coito.

¿Cómo funcionan?

Las pastillas impiden el embarazo al evitar o retrasar la ovulación y no pueden provocar un aborto. El DIU de cobre impide la fertilización al provocar un cambio químico en el espermatozoide y el óvulo antes de que lleguen a unirse.

La anticoncepción de emergencia no puede interrumpir un embarazo establecido ni dañar al embrión en desarrollo.

Se utiliza cuando:

  1. Se han tenido relaciones sexuales y no se ha usado ningún método anticonceptivo.
  2. En caso de agresión sexual cuando la mujer no estaba protegida por un anticonceptivo eficaz.
  3. Falla el método por uso inadecuado o incorrecto:
  • Si se olvidó tomar los anticonceptivos orales por más de tres días seguidos.
  • En caso de retrasarse la aplicación de un anticonceptivo inyectable.
  • Por rotura del condón durante el coito
  • Por expulsión del DIU.

 

Recuerda que no protegen contra infecciones de transmisión sexual.

Los efectos secundarios derivados de su uso, son similares a los de las píldoras anticonceptivas orales: náuseas y vómitos, ligero sangrado vaginal irregular y fatiga. Estos efectos son pocos frecuentes, leves y normalmente se resolverán sin necesidad de ninguna otra medicación. Si se presentó vómito dos horas o menos después de ingerirlas, se puede tomar un medicamento para el vómito, esperar 45 minutos y repetir la dosis; si el vómito es intenso y repetido, se puede aplicar la misma dosis por vía vaginal.

El levonorgestrel se excreta por la leche materna por lo que se debe evitar tomar los comprimidos antes de lactar. Se recomienda que la madre los tome justo después de “dar el pecho” al bebé.

No dañan la fertilidad futura, después de tomar las píldoras o de retirar el DIU-Cu se recupera la fertilidad sin demora alguna.

La menstruación puede presentarse en la fecha prevista o puede que se adelante o atrase por algunos días. Si ésta no aparece en los 21 días siguientes al tratamiento, es necesario acudir con el médico y realizar una prueba de embarazo.

Después de haber tomado una píldora anticonceptiva de emergencia, la mujer puede reanudar o iniciar un método de anticoncepción regular; si se utilizó un DIU de cobre no necesita ninguna otra protección. Estos métodos solo protegen de un coito sin protección; es necesario emplear preservativo o abstinencia, hasta la siguiente menstruación.

La anticoncepción de emergencia no tiene ninguna contraindicación médica ni tampoco ningún límite de edad, lo puede usar toda mujer en edad reproductiva. Sin embargo, la eficacia de las pastillas disminuye si se les combina con otros medicamentos como algunos antiepilépticos, antifúngicos, antivirales, antirretrovirales, antituberculosos y antibióticos de amplio espectro; o si la persona tiene un índice de masa corporal mayor a 30; y no son recomendables para mujeres con porfiria o enfermedad hepática grave, en ellas se puede considerar el uso de DIU-Cu.

El uso frecuente y repetido de la pastilla anticonceptiva de urgencia puede ser perjudicial para personas con algunas afecciones y puede dar lugar a una intensificación de los efectos secundarios, como las irregularidades menstruales, si bien el uso repetido no plantea riesgos conocidos para la salud.

Es falso que…

  • Causan daños al organismo.
  • Pueden usarse de manera regular como método de planificación familiar.
  • Las mujeres adolescentes no las deben utilizar.

 

Colaboración de Itzel Texta Palomeque, Médica Pasante de Servicio Social de la Facultad de Medicina, UNAM.

Referencias:

Instituto Mexicano del Seguro Social. (s.f.). Anticoncepción de emergencia o anticoncepción hormonal postcoito. Obtenido de Planificación familiar: http://www.imss.gob.mx/salud-en-linea/planificacion-familiar/anticoncepcion-emergencia

Organización Mundial de la Salud. (2 de febrero de 2018). Anticoncepción de urgencia. Obtenido de Organización Mundial de la Salud: http://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/emergency-contraception

Organización Mundial de la Salud. (2018). Recomendaciones sobre prácticas seleccionadas para el uso de anticonceptivos. Organización Mundial de la Salud.

Secretaría de Salud. (2009). Consulta y asesoría médica para el uso de la anticoncepción de emergencia. México: Secretaría de Salud.

Secretaría de Salud. (2 de marzo de 2017). Pastilla de Anticoncepción de emergencia (PAE). Obtenido de Fichas Informativas: https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/248478/7_Pastilla_Anticoncepcion_Emergencia_Ficha_Informativa.pdf

 

La vasectomía

La vasectomía

 

La vasectomía se recomienda para hombres que estén seguros de no querer embarazar a una mujer en el futuro. Es un método definitivo de planificación familiar, con una efectividad mayor al 99%

En hombres sanos, solo se realiza un examen genital obligatorio antes de practicarla. No existe ninguna condición médica como contraindicación absoluta para la esterilización masculina.

No interfiere con la actividad sexual, no causa impotencia, ni disminución del deseo sexual.

Consiste en una pequeña operación para cerrar los conductos deferentes y obstruir así el paso de los espermatozoides desde los testículos; los cuales se siguen produciendo pero son absorbidos por el organismo.

Tipos:

  • Convencional: Se realiza un corte pequeño en la piel de la bolsa escrotal por arriba de donde se encuentran los testículos, se localizan, ligan y cortan los conductos deferentes.
  • Sin bisturí: A diferencia de la vasectomía convencional, se realiza una punción en lugar de un corte.

 

Recomendaciones después del procedimiento:

  • Colocar una bolsa con hielo cubriendo la región con un lienzo limpio, aplicándola durante 30 minutos, descansar 30 minutos y repetirlo por 4 ocasiones.
  • Permanecer en reposo durante ese tiempo.
  • Al día siguiente retirar la gasa, bañarse y colocar una gasa estéril y usar un suspensorio o trusa ajustada durante 7 días.
  • Evitar realizar esfuerzos físicos (cargar objetos pesados) y abstenerse de tener relaciones sexuales durante los primeros 7 días.
  • La pareja debe continuar con un método anticonceptivo de apoyo hasta que el médico se lo indique (aproximadamente 3 meses o después de 25 eyaculaciones).

 

Colaboración de Itzel Ixta Palomeque, pasante de servicio social de la Lic. de Médico Cirujano de la Facultad de Medicina, UNAM.

 

Referencias:

Organización Mundial de la Salud. (2018). Recomendaciones sobre prácticas seleccionadas para el uso de anticonceptivos. Organización Mundial de la Salud.

Secretaría de Salud. (s.f.). Vasectomía sin bisturí. Obtenido de Planificación Familiar: http://www.imss.gob.mx/salud-en-linea/planificacion-familiar/vasectomia