Liga Estudiantil Médica Puma

Liga Estudiantil Médica Puma

 

La Liga Estudiantil Médica Puma (LEMEP) nació en 2014 con la idea de promover la proactividad en los alumnos de la Facultad de Medicina de la UNAM a través de actividades extracurriculares de carácter humanístico, formativo,
académico e intercultural, acorde con las necesidades del país.

La meta de LEMEP es crear un ambiente óptimo para que los médicos en formación alcancen su máximo potencial con simposios, talleres y conferencias pretenden.

Con cuatro años de vida, han tenido una gran experiencia que los respalda, puesto que han asistido a seis asambleas nacionales, tres internacionales, dos en las américas, además de entablar proyectos de intercambio de investigación
con diversos países.

Esta liga estudiantil está conformada por varios comités, como el Comité Permanente de Educación Médica (SCOME), Comité Permanente de Salud Pública (SCOPH), Comité Permanente de Salud Sexual y Reproductiva (SCORA), Comité Permanente de Derechos Humanos y Paz (SCORP), Comité Permanente de Publicaciones Médicas, Comité Permanente de Intercambios Nacionales (SCONE) y Comité Permanente de Intercambios de Investigación (SCORE).

Entre las funciones que desarrollan estos están fomentar en los estudiantes la prolongación de vida con calidad para los pacientes, promover una correcta educación sexual y una sexualidad responsable, respetar los derechos, intercambio de conocimientos médicos, y brindar nuevas formas para adentrarse en la formación médica. Como comunidad, todos podemos aportar nuestro granito de arena, así que mira sus redes sociales y adéntrate en el mundo Médico Puma. Conoce LEMEP y forma parte de ella.

Cambios en tu cuerpo durante el embarazo…

Cambios en tu cuerpo durante el embarazo…

El cuerpo de la mujer sufre algunos cambios durante el embarazo. Internamente aumenta el peso del útero, pues pasa de 70 gramos a 1,100 gramos. También la capacidad de albergar líquido es mayor, ya que los 10 mililitros que soporta con normalidad se amplían hasta 20 litros. Asimismo, en el cuello uterino se forma una gruesa capa de mucosa que funciona como barrera contra infecciones. Ésta es expulsada en el parto junto con un poco de sangre. La ovulación y la menstruación cesan, y la estructura interna de las tubas uterinas se aplanan.
De manera externa, las mamas aumentan de tamaño y se vuelven más sensibles, los pezones se tornan más oscuros y grandes, y, comúnmente, aparecen estrías tanto en los senos como en el abdomen. Pero no sólo la parte baja del cuerpo se ve afectada, puesto que, en el rostro, frecuentemente, pueden aparecer manchas denominadas cloasma, mejor conocidas como paño.
Las modificaciones también se pueden observar en otras partes del organismo. Por ejemplo, el sistema inmune suprime sus funciones para no rechazar al embrión; el corazón se desplaza a la izquierda y arriba 15 grados y aumenta la frecuencia cardiaca; el tórax aumenta su diámetro por el movimiento de los pulmones, los cuáles consumen 20% más oxígeno; los riñones aumentan de tamaño 1.5 centímetros; las encías se pueden irritar y volverse blandas, lo cual las hace propensas a infecciones.
Con información de:
Dra. Mónica Beatriz Aburto Arciniega
Dr. Jorge Alberto Villegas Solano
Dr. Edgar Abraham Sánchez Rodríguez
Bibliografía:
Cunningham F. G., et al.
Obstetricia Williams. 24a ed.
México: McGraw-Hill Education;
2015. 46 – 72 pp. 2

¿Qué es el sida y cómo se detecta?

¿Qué es el sida y cómo se detecta?

El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) ataca el sistema inmunitario y debilita los sistemas de defensa contra las infecciones y contra determinados tipos de cánceres. La fase más avanzada de la infección es el síndrome de inmunodeficiencia adquirida o sida que, en función de la persona, puede tardar de dos a 15 años en manifestarse y se define por la aparición de alguna de las más de 20 infecciones oportunistas o de cánceres relacionados con el VIH.

Las primeras pruebas para detectar anticuerpos contra VIH se desarrollaron en 1985; fueron aplicadas de modo rutinario en los productos sanguíneos, así como en los laboratorios de diagnóstico. En la actualidad, estas pruebas son obligatorias en los bancos de sangre o centros de transfusiones.

Las pruebas rápidas son sencillas, fáciles de realizar e interpretar. Un resultado reactivo requiere su confirmación, un resultado no reactivo no requiere confirmación, pero no significa que esté libre de contraer el virus si tiene factores de riesgo y es necesario realizar otra prueba al término de los tres meses, para que el resultado sea confiable. La muestra para las pruebas rápidas puede ser sangre capilar, suero, plasma, saliva u orina.

El diagnóstico por laboratorio de la infección por VIH se realiza mediante pruebas indirectas, inmunoanálisis enzimático (EIA), para determinar la presencia de anticuerpos anti-VIH o antígenos; cuando se realiza este tipo de prueba, en caso de que el resultado de la primera sea negativo, se realiza la segunda prueba y si el resultado es negativo se informará como negativa. Si el resultado es reactivo la muestra se deberá analizar con una prueba confirmatoria.

Las personas que han tenido una “práctica de riesgo” deben acudir a su médico o al centro especializado, que valorará su caso y determinará el tipo de prueba que debe realizarse y cuándo debe repetirse en caso necesario.

Es obligatorio que los exámenes con resultados reactivos sean repetidos para confirmar la positividad. La muestra se debe procesar con una segunda prueba utilizando antígenos + anticuerpos y una plataforma diferente a la primera prueba. Las pruebas confirmatorias tienen una alta especificidad, siendo el Western Blot (inmunoelectrotrasferencia) el método más utilizado.

Existe otro tipo de pruebas que son complementarias o especiales, se trata de aquéllas que determinan la presencia del VIH o algún componente del mismo, como son: cultivo viral, detección de antígenos, detección cualitativa o cuantitativa de ácidos nucleicos.

En los niños menores de 18 meses las pruebas de tamizaje reactivas no son diagnósticas, debido a la posibilidad de que los anticuerpos presentes sean de origen materno.

En México para diciembre de 2017, se estimó que 230 mil personas vivían con VIH; al 30 de junio del 2018, 147 mil personas tenían acceso a tratamiento antirretroviral en todo el país.

De acuerdo con la tipología de Onusida, México tiene una epidemia concentrada en las siguientes poblaciones, las cuales se deben de realizar la prueba del VIH por lo menos cada 6 meses:

  • Hombres trabajadores sexuales (24.1%)
  • Mujeres trans (15-20%)
  • Hombres que tienen sexo con hombres (17.3%)
  • Personas que se inyectan drogas (5.8%)
  • Mujeres trabajadoras sexuales (0.7%)

Las personas que deben realizarse la prueba del VIH son aquellas que han tenido relaciones sexuales, que planean tener un bebé, están embarazadas (dos veces durante la gestación), han sufrido violencia sexual y han sido diagnosticadas con alguna infección de transmisión sexual, como sífilis, lesiones por Virus del Papiloma Humano (VPH), tuberculosis o hepatitis C.

En México, el tratamiento antirretroviral es de acceso universal y gratuito para las personas con VIH desde 2003, y su inicio debe de ser lo más pronto posible debido a que, normaliza la supervivencia de las personas con VIH y disminuye el riesgo de transmisión del virus en 96%, por lo que constituye parte fundamental en la respuesta rápida para acabar con el sida.

Referencias

Centro Nacional para la Prevención y el control del VIH y el sida. (2018). Día Mundial del Sida.México: CENSIDA.

Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos “Dr. Manuel Martínez Báez”. (2017). Lineamientos para la vigilancia por laboratorio de la Infección por virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH).México: Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos.

Organización Mundial de la Salud. (19 de julio de 2018). VIH/sida. Obtenido de Notas descriptivas: http://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/hiv-aids

Secretaría de Salud. (2016). Guía de Práctica Clínica Prevención, Diagnóstico y Tratamiento en el binomio Madre-Hijo con infección por el VIH.México: Catálogo Maestro de Guías de Práctica Clínica IMSS-246-12.

 

 

 

¿Cómo saber si tienes dependencia al alcohol?

¿Cómo saber si tienes dependencia al alcohol?

 

El término “Patrón de consumo” se refiere a las regularidades en la frecuencia, cantidad y tipo de alcohol consumido en un período de tiempo, y si se ingiere o no con comida. Los patrones de consumo son importantes porque tienen un efecto directo en el nivel del alcohol en la sangre de una persona, así como otros aspectos que le causen un daño.

Se caracterizan no sólo por la frecuencia del consumo y la cantidad, sino también por la variación entre una ocasión y otra. El patrón representa la manera en que las personas ingiere cierto volumen de alcohol en un marco de tiempo dado.

La dependencia al alcohol es una enfermedad y no un vicio, que deteriora la salud física y mental de quien lo consume.

No hay síntomas precisos, pero existen cambios notorios en el comportamiento de la persona. Quien lo padece tiene la necesidad de beber alcohol en cualquier momento y sin control, por lo que puede realizar cualquier actividad a cambio de conseguirlo, además de mostrar desinterés por su salud y aspecto físico.

Se entiende por uso nocivo del alcohol, al consumo de bebidas alcohólicas en exceso, o al consumo que pone en riesgo el desarrollo y la salud de la persona, y que implica con frecuencia consecuencias sociales adversas.

De acuerdo a la Ley General de Salud (Art. 185-bis), el uso nocivo del alcohol, se refiere al consumo de bebidas alcohólicas:

  • Por menores de edad
  • Por mujeres embarazadas
  • Por personas que van a manejar vehículos de transporte público, automotores o maquinaria
  • Por personas que van a desempeñar tareas que requieren habilidades y destrezas, o que implican el cuidado de otras personas
  • Por personas con alguna enfermedad crónica
  • Consumo en exceso

Sin embargo, de acuerdo a la Asociación Americana de Psiquiatría, un problema de adicción al alcohol o alcoholismo, es cuando se provoca un deterioro o malestar clínicamente significativo y que se manifiesta al menos por dos de los hechos siguientes en un plazo de 12 meses:

  1. Se consume alcohol con frecuencia en cantidades superiores o durante un tiempo más prolongado del previsto.
  2. Existe un deseo persistente o esfuerzos fracasados de abandonar o controlar el consumo de alcohol.
  3. Se invierte mucho tiempo en actividades necesarias para conseguir alcohol, consumirlo o recuperarse de sus efectos.
  4. Ansias o un poderoso deseo o necesidad de consumir alcohol.
  5. Consumo recurrente de alcohol que lleva al incumplimiento de los deberes fundamentales en el trabajo, la escuela o el hogar.
  6. Consumo continuado de alcohol a pesar de sufrir problemas sociales o interpersonales persistentes o recurrentes, provocados o exacerbados por los efectos del alcohol.
  7. El consumo de alcohol provoca el abandono o la reducción de importantes actividades sociales, profesionales o de ocio.
  8. Consumo recurrente de alcohol en situaciones en las que provoca un riesgo físico.
  9. Se continúa con el consumo de alcohol a pesar de saber que se sufre un problema físico o psicológico persistente o recurrente probablemente causado o exacerbado por el alcohol.
  • Tolerancia, definida por alguno de los siguientes hechos:
    1. Una necesidad de consumir cantidades cada vez mayores de alcohol para conseguir la intoxicación o el efecto deseado
    2. Un efecto notablemente reducido tras el consumo continuado de la misma cantidad de alcohol
  • Abstinencia, manifestada por alguno de los siguientes hechos:
    1. Presencia del síndrome de abstinencia característico del alcohol
    2. Se consume alcohol (o alguna sustancia muy similar, como una benzodiacepina) para aliviar o evitar los síntomas de abstinencia

Y la gravedad del padecimiento puede ser:

  1. Leve: cuando hay 2 o 3 síntomas
  2. Moderado: si existen 4 o 5 síntomas
  3. Grave: en presencia de 6 o más síntomas
Referencias

American Psychiatric Association. (2014). Guía de Consulta de los Criterios Diagnósticos del DSM-5.Washington: American Psychiatric Publishing.

Babor, T., Caetano, R., Casswell, S., Edwards, G., Giesbrecht, N., Graham, K., . . . Rossow, I. (2010). El alcohol: un producto de consumo no ordinario.Washington: Organización Panamericana de la Salud.

Comisión Nacional contra las Adicciones. (14 de noviembre de 2018). 15 de noviembre, Día Nacional contra el Uso Nocivo del Alcohol. Obtenido de Acciones y programas: https://www.gob.mx/salud/conadic/acciones-y-programas/15-de-noviembre-dia-nacional-contra-el-uso-nocivo-del-alcohol

Instituto Mexicano del Seguro Social. (15 de julio de 2015). Alcoholismo. Obtenido de Salud en Línea: http://www.imss.gob.mx/salud-en-linea/alcoholismo

 

 

Esguince de tobillo

Esguince de tobillo

Un esguince es una lesión traumática en los ligamentos, por estiramiento o desgarro de sus fibras que puede provocar dolor, inflamación, hematoma y edema. La duración y gravedad de los síntomas varía según el grado de la lesión, que dependerá del porcentaje de espesor del ligamento que esté afectado.

El esguince de tobillo es una de las lesiones músculo esqueléticas más frecuentes en los servicios de urgencias tanto para la población general como en deportistas, reportando hasta el 30% de las lesiones deportivas.

El mecanismo de lesión más común es el de flexión más inversión, éste ocurre cuando el pie se dobla hacia adentro, por ello, los ligamentos más afectados son los laterales. Con menor frecuencia pueden ocurrir lesiones en los ligamentos mediales cuando nuestro pie, por el contrario, se dobla hacia afuera.

 

¿Sabías que inmovilizar un tobillo que no lo necesite o inmovilizarlo más del tiempo requerido para su curación puede retrasar su rehabilitación? ¡Es por eso que debes acudir con un fisioterapeuta para una correcta valoración y tratamiento!

 

Clasificación

Se clasifica en tres grados según sea el daño del tejido, la inestabilidad articular y la pérdida de función del tobillo.

 

Grado 1 (leve):

-Estiramiento de las fibras ligamentosas

-Dolor localizado en un punto

-Poca limitación de movimiento

-No hay inestabilidad articular puede soportar peso

 

Grado 2 (moderado):

-Desgarro parcial de las fibras ligamentosas

-Dolor puntual y difuso en el pie

-Limitación moderada del movimiento

-Marcha antiálgica (cojear)

-Inestabilidad articular de ligera a moderada

-Dolor al apoyar

 

Grado 3 (grave):

-Desgarro considerable de las fibras ligamentosas

-Dolor intenso puntual y difuso

-Limitación grave del movimiento

-Inestabilidad articular grave

-Apoyo imposible sin un sistema auxiliar como muletas o bastón

 

Tratamiento general de fisioterapia para esguince de tobillo

Según el grado de lesión los objetivos y el tratamiento de fisioterapia son:

  • Proteger el área para evitar agravar la lesión.
  • Disminuir el dolor y la inflamación en la etapa aguda con Crioterapia (Frío), Reposo, Compresión y Elevación.
  • Restablecer la amplitud de movimiento.
  • Aumentar fuerza, resistencia y potencialización muscular del tobillo.
  • Proporcionar propiocepción, coordinación y agilidad al tobillo.
  • Restablecer las habilidades funcionales y deportivas.
  • Estirar la musculatura para brindar elasticidad muscular.
  • Utilización de agentes físicos como Ultrasonido, Electroterapia analgésica, Termoterapia y técnicas de vendaje funcional.

 

Fuentes: Seco, J.. (2016). Fisioterapia en Especialidades Clínicas. España: Panamericana. Brotzman, B & Manske, R.. (2012). Rehabilitación ortopédica clínica, un enfoque basado en la evidencia. España: ELSEVIER

Colaboración de Claudia Ivonne García Dávila y Paola García González, pasantes de servicio social de la Lic. en fisioterapia de la Facultad de Medicina, UNAM.

Revisado por Yosimar Cruz Flores, Fisioterapeuta de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (CONADE) y Académico de la Facultad de Medicina, UNAM.

 

 

¿Qué es la microbiota?

¿Qué es la microbiota?

SOMOS TAN HUMANOS COMO MICROBIOS

Todos los humanos estamos hechos de “carne y hueso”, como siempre nos lo han dicho. Entre esos componentes, existen células y microorganismos que no son visibles a simple vista, pero que nos ayudan a llevar a cabo procesos internos. Somos un holobionte con piernas, ya que tenemos un ecosistema dentro, donde viven distintas especies que realizan acciones benéficas y patógenas.

Entre estos mini seres que nos habitan, se encuentran los microbios. Sí, esos “bichitos” de los cuales te protegía tu mamá cuando eras más pequeño. Sin embargo, actualmente se ha descubierto que no son tan malvados como se pensaba, pues ayudan a realizar procesos en el cuerpo que son necesarios y tienen beneficios para nuestros organismo.

Estos microorganismos se denomina microbioma, los cuales aprovechan algunas de las sustancias que secretamos, como nutrientes, y nos ayuda a digerir parte de nuestra comida; también se alimentan de nuestra propia comida, e incluso combaten infecciones de otras bacterias y virus externos. Éstas se encuentran en pequeños pueblos construidos dentro de nosotros, los cuales se llaman microbiotas.

Los microbiotas son de suma importancia para el cuerpo, ya que ellos no viven sin nosotros, y nosotros no podríamos vivir sin ellos. Estamos en una relación de codependencia sana que no debería ser alterada.

El microbiota humano es gigantesco, pues se calcula que es igual a 10 a la 14, o sea, un 10 con 14 ceros, número equivalente al de nuestras células. Si hablamos de genes, es al menos 150 veces mayor los genes microbianos que los humanos. Esto quiere decir que SOMOS, CASI, MITAD HUMANOS Y MITAD MICROBIOS.

No te asustes, no debes fumigarte, lavarte de la cabeza a los pies 100 veces al día o tomar millones de medicamentos para erradicarlos, porque si lo haces puedes acarrear más males que beneficios.

En investigaciones recientes relacionadas con la lectura del genoma humano, se llegaron a varias conclusiones: la información genética no sólo se encuentra en el ADN, también los microbiomas transportan genes que se quedan en nuestros cuerpos. Por lo tanto, estos microorganismos han evolucionado junto con el ser humano y les hemos delegado procesos esenciales para el buen funcionamiento del organismo.

Existen nichos específicos, tanto internos como externos, donde se ubican los microbiomas. Por ejemplo: la boca, la superficie de los ojos, la piel, los pulmones, el intestino y los genitales.

Sin embargo, no todo es miel sobre hojuelas, pues también la evolución de la raza humana, al no haberle puesto atención a estos seres microscópicos, ha desarrollado mecanismos que se creían provechosos para la salud. Los antibióticos son el claro ejemplo. Se sabe que sí nos ayudan a erradicar enfermedades que nos aquejan, pero también arrastran daños corporales.

No es gratuito que las mamás o abuelas nos hayan dicho alguna vez que tomáramos yogurt después de ingerir antibióticos. Ellas cuidaban nuestros “bichitos” sin saberlo, ya que estos, al mismo tiempo que eliminan bacterias malignas, afectan a las bacterias benéficas. Por eso, ingerir probióticos, como este lácteo, funciona para recuperar la flora intestinal.

Al comenzar a matar, de una u otra forma, parte del microbiota, se empezaban a desarrollar dysbiosis, alteraciones en el ecosistema de microorganismos, las cuales, al ser parte de la información genética de cada uno, también se pueden heredar.

Sin estar 100% comprobado, la alergia al gluten puede ser una secuela de esta masiva extinción de microorganismos. Hay microbios encargados de digerir el gluten, sin embargo, si se asesinan, se desarrolla un desbalance. Por lo tanto, el cuerpo pierde el equilibrio que había evolucionado junto con él desde el nacimiento.

Otros factores de desequilibrio han sido la cesárea y la mala alimentación a base de leche materna. El primero porque el recién nacido no obtiene los microbiomas que debería al salir en parto natural, sino que los consigue de los nichos externos, cosa no tan buena para el buen crecimiento. El segundo factor, la lactancia, podría afectar al bebé, pues si no es una leche materna saludable, no puede alimentarlo con las más de 700 especies de microbios que habitan en ella.

El microbioma maduro de un adulto se adquiere alrededor de los 3 años de edad y va variando durante toda la vida dependiendo de una serie de factores como el sexo, el índice de masa corporal , el consumo de la fibra que se encuentra en frutas y algunos vegetales, así como del nivel de actividad física[1].

Si en algún momento el déficit de microbiomas persiste, en los últimos años se han realizado trasplantes para reconstituir la biota sana del tracto gastrointestinal . Como lo escuchas, te insertan “bichitos” en cápsulas rellenas de excremento (especial para este procedimiento) para que estés sano.

Por eso se debe destacar la trascendencia de los microbios en los ecosistemas internos. Lo que se pretende realizar es la actualización de las facultades de medicina para olvidar la idea del cuerpo como se ha estudiado durante muchos años. Hay que prestar más atención a estos micro habitantes, pues son fundamentales en la maquinaria que pone en funcionamiento procesos vitales del cuerpo.

 

Con información del Dr. Alejandro Frank Hoeflich, Coordinador del Centro de Ciencias de la Complejidad, en conferencia magistral de la Feria del Libro de Ciencias de la Salud 2018, “Somos un bosque: el microbioma humano”.

Moreno del Castilloa, Valladares-Garcíaa, Halabe-Cheremb, Microbioma humano, Revista de la Facultad de Medicina, Vol. 61, n.o 6, Noviembre-Diciembre 2018. Disponible en: file:///Users/pamela/Downloads/art%2002_7_19.pdf

Moreno del Castilloa, Valladares-Garcíaa, Halabe-Cheremb, Microbioma humano, Revista de la Facultad de Medicina, Vol. 61, n.o 6, Noviembre-Diciembre 2018. Pág. 9