Cáncer de Piel

Cáncer de Piel

 

 

 

Se trata del crecimiento anormal de las células de la piel y puede dar lugar a distintas variedades de cáncer, desde las menos agresivas hasta otras que pueden llegar a ser mortales.

Es posible detectarlo de manera no invasiva mediante dermatoscopia o microscopia de reflectancia con focal, que consiste en utilizar un microscopio láser para ver las células y la arquitectura del tejido sin tener que cortar o dejar cicatrices innecesarias al paciente.

El tener muchos lunares no significa tener una enfermedad, pero si puede llegar a ser un factor asociado a desarrollar cáncer de piel entre otros factores como las quemaduras solares que se desarrollan durante la infancia y la adolescencia ante la exposición solar aguda, siendo esta exposición entre el 40 a 70% del daño producido durante toda su vida, y tener antecedentes de familiares con cáncer de piel o de páncreas.

Se recomienda evitar la exposición solar entre las 11:00 y las 16:00 horas, cubrirse con manga larga, el uso de bloqueador solar y aplicarlo de 15 a 30 minutos antes de la exposición a exteriores, aunque el día esté nublado, y deberá retocarse cada 3 a 4 horas o después de realizar alguna actividad deportiva.

Es importante monitorear tu cuerpo y asistir con el especialista en caso de que detectes alguna mancha que cambia de tamaño, forma o color.

 

 

 

 

Con información de la Clínica de Oncodermatología de la Facultad de Medicina, UNAM,
recuperado en http://oncodermatologia.facmed.unam.mx/

Fisioterapia y Fracturas…

Fisioterapia y Fracturas…

Una fractura es la pérdida de continuidad del hueso a consecuencia de golpes, fuerzas o tracciones que superen la elasticidad del mismo. Sus signos generales se caracterizan por dolor, hematoma (moretón), inflamación, limitación del movimiento, deformación del hueso, crepitación (crujido) y puede o no tener herida abierta.

 

Se clasifican de dos maneras, según el estado de la piel y según su trazo en el hueso.

 

  • Según el estado de piel

Cerradas: cuando la piel no ha sufrido daño, no existe comunicación entre la fractura y el exterior.

 Abiertas: Cuando la piel ha sufrido daño y el tejido óseo se expone al exterior.

 

  • Según el trazo

Transversal: Trazo horizontal a lo ancho del hueso

Longitudinal: Trazo a lo largo del hueso

Oblicua: El trazo tiene un ángulo de inclinación de 30-45° puede ser desplazada.

En ala de mariposa: Se presenta cuando 2 trazos de fracturas se unen y forman un triángulo.

Multifragmentada: Cuando existen varios trazos de fractura, dando lugar a más de tres fragmentos, siendo estos reductibles, es decir, que puedan colocarse en su posición correcta para lograr su más óptima consolidación (curación).

Conminuta: Formación de numerosos fragmentos óseos, siendo incontables o no reductibles.

 

  • También existe una clasifación para las fracturas pediátricas.

 Torus o en rodete: Compresión a lo largo del hueso, se puede observar un abombamiento.

Tallo verde: La fractura no atraviesa todo el hueso, presenta una deformación angular.

 

Para que una fractura pueda lograr una óptima curación o consolidación, intervienen factores como hormonas de crecimiento, esteroides, anabolizantes y calcitoninca, vitaminas A y D, ejercicios y carga controlados, el uso de campos electromagnéticos y ultrasonidos de baja frecuencia. Por el contrario, entre los factores que la dificultan, encontramos enfermedades como diabetes, anemia, tabaquismo, infecciones, desnutrición y otros como la edad avanzada, distracción o compresión excesiva en el foco de fractura.

El tratamiento fisioterapéutico consiste en dos fases, la primera es la fase de inmovilización, cuyos objetivos son favorecer la cosolidación ósea, vigilar sistema de inmovilización, prevenir edema, problemas respiratorios, complicaciones, mantener la amplitud articular de las articulaciones no afectadas, enseñar al paciente a utilizar correctamente auxiliares de la marcha o cabestrillo, evitar o retrasar la pérdida de masa muscular a través de contracciones isométricas en las cuales no hay desplazamiento, solo activación muscular. En esta fase se pueden utilizar recursos o técnicas como la magnetoterapia y ultrasonido.

En la segunda fase, posterior a la inmovilización los objetivos son la reabsorción del edema, recuperar la movilidad, evitar la rigidez articular, recuperar la fuerza muscular y la capacidad de reconocer nuestro segmento en el espacio, disminuir el dolor, estiramientos pasivos y no movilizaciones forzadas y dolorosas. En esta fase de hace uso de recursos o técnicas como microondas, hidroterapia, parafina y electroterapia.

Ante la falta de la atención correcta en caso de una fractura se pueden presentar complicaciones como síndrome compartimental en el que los tejidos se inflaman al grado de obstruir la circulación del segmento, necrosis isquémica o interrupción de flujo sanguíneo a alguno de los trozos de hueso fracturado, embolia grasa, síndrome de aplastamiento en el que un segmento, después de estar aplastado por mucho tiempo, acumula toxinas que se liberan y viajan al riñón dañándolo; osteomielitis o infección en el hueso, atrofia ósea de Sudek, retardo de consolidación cuando una fractura consolida pasado más tiempo del habitual o, en su caso, la ausencia de ella a no ser que se intervenga quirúrgicamente y rigidez articular.

 

Colaboración de Claudia Ivonne García Dávila y Paola García González, Pasantes de Servicio Social de la Licenciatura en Fisioterapia de la Facultad de Medicina, UNAM.

Revisión por Yosimar Cruz Flores Fisioterapeuta CONADE y Académico UNAM.

Fuentes: 

Seco, J.. (2016). Fisioterapia en Especialidades Clínicas. España: Panamericana.

Monteagudo, M & Aguilar, a.. (2017). Manual CTO de Medicina y Cirugía, Traumatología. Madrid: Grupo CTO

 

¿Narcolepsia?

¿Narcolepsia?

 

La narcolepsia es un trastorno neurológico que se caracteriza principalmente por la somnolencia excesiva diurna, parálisis del sueño, alucinaciones hipnagógicas (que son cuando los pacientes empiezan a quedarse dormidos y ven cosas o escuchan voces que no son reales) e hipnopómpicas (que son iguales a las anteriores pero se presentan al despertar) y cataplejía (que es la pérdida del tono muscular ante situaciones emocionantes intensas positivas o negativas).

 La parálisis del sueño es el famoso efecto conocido como “se me subió el muerto” y presenta la incapacidad de mover las extremidades mientras se está durmiendo, se debe a que hay una intrusión de la fase de sueño de movimientos oculares rápidos. Esto a su vez, puede desarrollar las alucinaciones hipnagógicas e hipnopómpicas.

 Hasta ahora no se ha descrito una causa definida, existen investigaciones sobre que puede ser una enfermedad autoinmune como el lupus o la artritis reumatoide. A partir de la aplicación de la vacuna H1N1 entre 2009 y 2010, se observó un incremento en los casos de narcolepsia en países como China, Noruega y Reino Unido, por lo que se piensa que en lugar de que nuestros anticuerpos luchen contra los antígenos, los anticuerpos van hacia el hipotálamo posterior y lateral donde se encuentran las hipocretinas u orexinas, produciendo una destrucción autoinmunitaria, este neurotransmisor también tiene influencia en el apetito y el hambre.

 Existe en la literatura información de que las infecciones de vías aéreas superiores pueden ocasionar narcolepsia y se ha asociado a la herencia genética, aunque no de manera rígida u obligada.

 Uno de los síntomas primordiales, es la somnolencia excesiva diurna o los ataques irresistibles del sueño, los pacientes se quedan dormidos mientras realizan actividades monótonas como en el trabajo o mientras conducen un automóvil.

 Se calcula a nivel mundial que, por cada 10 mil personas, de 2 a 4 padecen narcolepsia y entre el 50 a 60% de estos pacientes van a tener cataplejía. Siendo la edad más frecuente de inicio entre los 15 a 25 años.

 Anteriormente se identificaban dos tipos de narcolepsia, el tipo 1 cuando presentaba cataplejía y tipo 2 cuando no la presentaba. En la actualidad se clasifica como tipo 1 cuando se mide el nivel de hipocretina en el líquido cerebral espinal y éste resulta bajo; en caso de no estar bajo entonces es tipo 2. Sin embargo, es muy difícil realizar este estudio especializado por su alto costo.

 La hipocretina es un neurotransmisor que ayuda en el mantenimiento de la vigilia, es como una especie de suavizador en las transiciones de la vigilia al sueño y las distintas fases de éste. Cuando la hipocretina se encuentra a un nivel bajo, el paciente puede experimentar transiciones abruptas entre la vigilia y el sueño, entrando también abruptamente en la fase de sueño de movimientos oculares rápidos, en la que se presentan las manifestaciones oníricas o sueños. Este cambio abrupto puede ocasionar que el paciente se quede dormido en cualquier momento o que tenga experiencias desagradables de cataplejía y parálisis del sueño.

 Se ha registrado que pueden pasar entre 10 y 20 años para que el paciente reciba un diagnóstico adecuado, ya que no está en sus prioridades acudir a un médico especialista en este trastorno neurológico o del sueño. Los síntomas deben presentarse por lo menos durante 3 meses para no confundirse con otros trastornos del sueño.

 Las complicaciones como efectos secundarios que se presentan por narcolepsia son ansiedad, depresión, apnea hipopnea obstructiva del sueño y obesidad.

 El tratamiento para narcolepsia debe incluir asesoría y observación para la higiene y hábitos del sueño, actividades estimulantes, una dieta balanceada incluyendo café, actividad física y el consumo de algunos fármacos que le ayuden a regular el sueño de manera óptima. No se recomienda hacer uso alternativo de complementos naturistas, debido a que pueden generar interacciones peligrosas con el medicamento prescrito por el especialista.

Con información de:

Dr. Gerson Ángel Alavez, Neurólogo,
Médico Adscrito al servicio de Neurofisiología del Centro Médico Nacional «20 de Noviembre».

Dr. Andrés Barrera Medina, Psiquiatra y Especialista en Trastornos de dormir, Médico Adscrito a la Clínica del Sueño, UNAM.

Clínica Preventiva del Viajero UNAM

Clínica Preventiva del Viajero UNAM



La Clínica Preventiva del Viajero de la UNAM es la única que cuenta con médicos certificados a nivel mundial en medicina del viajero, así como los permisos para expedir certificados internacionales de vacunación.

Los servicios y vacunas para viajar que ofrece la Clínica del Viajero tienen  un costo debido a que el proyecto es autosustentable (Servicio, investigación y docencia). Los productos biológicos que se aplican en la Clínica se prescriben y ministran de acuerdo con el historial médico realizado durante la consulta.

Las Vacunas con que cuenta son:

  • Fiebre amarilla
  • Dengue
  • Fiebre Tifoidea
  • Hepatitis A
  • Hepatitis B
  • Hepatitis A+B (adulto)
  • BCG
  • Herpes Zóster
  • Influenza
  • Meningococo ACYW
  • Neumococo
  • Poliomielitis (OPV/IPV)
  • Rabia
  • Tétanos, difteria y pertussis /Tos Ferina (TDaP)
  • Sarampión, Rubéola y parotiditis (MMR)
  • Varicela
  • Virus de Papiloma Humano

Si requieres más información agenda tú cita en : clinicadelviajero.com.mx

Con información del Dr. Jorge Baruch Díaz Ramírez, responsable de la CAPV

Golpe de Calor

Golpe de Calor




Los golpes de calor a pesar de lo que muchas personas puedan pensar que por el simple nombre es algo leve para la salud, en realidad representa un cuadro médico grave que puede poner en peligro la vida.

Principalmente lo que pasa con el calor es que hay un daño en todos los tejidos corporales, la severidad se ve reflejada dependiendo del máximo térmico crítico, esto quiere decir que es el nivel y la duración que hay en el calentamiento central del organismo, este tiene un parámetro de 41.6º C hasta 42º y se da entre 45 minutos a 8 horas a temperaturas extremas corporales de 49º C incluso llegar a los 50º C; todas las estructuras del cuerpo se pueden destruir en menos de 5 minutos, siendo la más afectada la parte neurológica.

El tratamiento principal es recuperar la temperatura normal y prevenir el daño a órgano blanco, el tratamiento estándar es la inmersión en agua fría del paciente en 1.7 º C a 14 º C con la finalidad de reducir la temperatura a menos de 40 grados en menos de 20 minutos y posteriormente cuando se encuentre esta nivelación trasladarlo a un servicio médico cuando se encuentre ya en 38º C a 40º C y se recomienda seguir haciendo una inmersión en agua a 2º C, asimismo trasladarlo a un ambiente que se encuentre fresco y sombreado en una  posición supina y mantener el suministro de oxígeno a altas concentraciones, también tratar de suprimir el exceso de ropa para que este con la temperatura normal.

Con información de: Dra. Italiby García Reséndiz, Académica del Departamento de Salud pública y Trabajo en la Comunidad.

Influenza Estacional

Influenza Estacional

Los virus de la influenza se clasifica en tres tipos: A, B y C. Las proteínas externas son la H y la N y son las que dan la tipificación del virus, el tipo A incluye tres subtipos: H1N1, H2N2 y H3N2 que han causado epidemias extensas y pandemias; el tipo B, se ha relacionado pocas veces con epidemias regionales o dispersas y, el tipo C tiene relación con casos esporádicos y brotes pequeños.

Los niños menores de cinco años, los adultos de edad avanzada, las mujeres embarazadas y las personas con enfermedades crónicas o un sistema inmunológico débil corren mayor riesgo.

Los síntomas incluyen fiebre, escalofríos, dolores musculares, tos, congestión, secreción nasal, dolor de cabeza y fatiga.

Con información de la Dra.  Rosa María Wong Chew, Jefa de la Subdivisión de Investigación Clínica Facultad de Medicina.