Linfoma

Linfoma

Diagnóstico oportuno, clave en la remisión del linfoma


Cien años de SoledadCrónicas de una muerte anunciada El amor en los tiempos del cólera, son algunas de las obras literarias escritas por Gabriel García Márquez, quien, en 1999, fue diagnosticado con linfoma, un tipo de cáncer que puede atacar cualquier órgano del cuerpo humano, sin embargo, el sistema linfático es el más afectado pues es su sitio de impacto.

De acuerdo con la doctora Nidia Paulina Zapata Canto, profesora de pregrado de Hematología en la UNAM y de posgrado en el Instituto Nacional de Cancerología, “el linfoma es una enfermedad que proviene de las células de la sangre, de la médula ósea, ésta puede sufrir mutaciones o alteraciones, que ocasionan que los linfocitos pierdan la capacidad de morirse y se dividen en células hijas con las mismas características”.

Su diagnóstico no es sencillo, pues es una enfermedad con señales que pueden confundirse. “A veces se presenta de forma asintomática, o sus síntomas son muy inespecíficos, como sudoración extrema, fiebre y pérdida de peso; sin embargo, en ocasiones causa crecimiento de las cadenas ganglionares en diferentes regiones del cuerpo como cuello o axila, crecimiento del hígado o el bazo, y manchas o placas en la piel. Nosotros de manera normal tenemos ganglios linfáticos que durante una infección pueden crecer y ser dolorosos, pero cuando cede el proceso infeccioso, regresan a su tamaño normal. Lo patológico es cuando ese ganglio sigue creciendo y no produce dolor”.

La especialista refiere que un paciente puede tardar meses en ser diagnosticado; pues la única manera de hacerlo es mediante una biopsia del ganglio completo, o del sitio afectado, para conocer qué estirpe de linfoma se padece; principalmente son clasificados en Hodgkin y no Hodgkin, aunque existen diversos subtipos.

La identificación precisa del tipo de linfoma es fundamental para determinar el tratamiento, ya sea mediante quimioterapia, radioterapia, inmunoterapia o trasplante de células madre.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Salud, en México los linfomas se encuentran entre los 10 tumores más frecuentes; sin embargo, las cifras de los pacientes que vencen la enfermedad es alta, y en muchos casos alcanzan hasta más de 10 años de supervivencia, en el caso del escritor colombiano fueron casi 15, pues García Márquez falleció en 2014.

 “Es importante hacer un diagnóstico oportuno, porque eso también impacta en la supervivencia de la persona. En este caso, las tasas de remisiones y curación pueden ir de un 60 a un 80 por ciento”, mencionó la académica.

Por ello, este 15 de septiembre se conmemora el Día Mundial de Concientización sobre el Linfoma. Fue instaurado por Lymphoma Coalition hace 14 años, con la intención de incrementar el conocimiento sobre esta enfermedad y así contribuir a reconocer los síntomas para un diagnóstico temprano.

Nota: Samedi Aguirre

¿Migraña?

¿Migraña?

La migraña principalmente se caracteriza por un severo dolor en un costado de la cabeza, detrás de los globos oculares y en la nuca; este dolor que es constante y late con violencia, es provocado por una vasodilatación inflamatoria y transitoria de las arterias cerebrales.

Esta enfermedad, en la mayoría de los casos, puede prevenirse si se conocen los factores que la provocan en el paciente, como algunas bebidas o alimentos específicos, estrés, intolerancia a la luz, olores o sonidos. A veces provoca náusea y vómito.

También existen episodios causados por fenómenos biológicos como la menstruación y en estos casos es más difícil su prevención. El tratamiento principal se centra en el control del dolor en la fase aguda, mediante fármacos, y puede auxiliarse con medidas alternativas como masajes, compresas frías en la cabeza y reposo.

Esta condición suele aparecer en la adolescencia y se presenta como un dolor pulsátil en la mitad de la cabeza que luego se generaliza. En consecuencia, quien lo padece sufre una gran cantidad de síntomas como inapetencia, irritabilidad, hipersensibilidad corporal, cansancio, malestar y retención de líquidos, entre otros.

La migraña ocurre porque un grupo de neuronas se activa en forma anormal y expande una onda irritativa que estimula las arterias cerebrales, las cuales responden con una dilatación inflamatoria no infecciosa,  generando dolor. Cada episodio doloroso suele ser tan intenso en su fase aguda que puede incapacitar al paciente para realizar sus actividades cotidianas; solo una buena historia clínica es fundamental para diagnosticarlo y tratarlo adecuadamente. 

 

Con información del Dr. Felipe Arturo Vega Boada, miembro del Subcomité Académico de Neurología de la Facultad de Medicina, UNAM.

¿Qué es la cardiopatía isquémica?

¿Qué es la cardiopatía isquémica?

Las arterias que envuelven al corazón proveen la alimentación necesaria para que pueda funcionar y envíe sangre a los demás órganos del cuerpo; cuando éstas se obstruyen por arteriosclerosis, es decir, el acúmulo paulatino de placas de colesterol y calcio, ocasionan una respuesta inflamatoria, disminuyendo el espacio para que la sangre fluya y ocasionando cardiopatía isquémica, cuya frecuencia es la principal causa de muerte en nuestro país.

Existen diferentes tipos de cardiopatía isquémica:

  • Silente: ésta no genera síntomas, pero se puede detectar tempranamente mediante distintas pruebas, estudios de imagen y de ejercicio
  • Angina de pecho crónica o estable: su principal síntoma es el dolor de pecho opresivo y falta de aire al caminar, se dice que es estable cuando las placas dentro de la arteria aún no se rompen. Otros síntomas importantes es el dolor de mandíbulas, dolor en el brazo o estómago.
  • Infarto agudo al miocardio: ocurre cuando se desprende la placa de colesterol y calcio generando un coágulo que invade el flujo de sangre por completo.

 

Las arterias son organismos vivos que están compuestas por distintas capas y distintas células cuyas funciones son de vasoconstricción y vasodilatación.

El alto nivel sérico sanguíneo de triglicéridos y colesterol LDL, o también conocido como colesterol malo, ocasiona reacciones inflamatorias locales dentro de la piel de las arterias o también llamado endotelio, cuando el organismo detecta estas sustancias dañinas trata de quitarlas de la sangre, al no lograrlo, las encapsula: las células de defensa llamadas macrófagos tratan de “comerse” este cúmulo de lipoproteína, sin embargo, el sistema quimiotáctico termina por atraer más sustancias que forman la placa arteriosclerosa obstruyendo la arteria. Cuando esta placa se rompe, el cúmulo de sustancias dañinas, linfocitos y macrófagos salen al torrente sanguíneo. El cuerpo lo detecta como una agresión y libera células que tratan de detener este proceso inflamatorio generando un coágulo que termina por obstruir completamente a la arteria.

La cardiopatía isquémica es una de las principales causas de insuficiencia cardiaca, la cual se genera cuando el corazón ya no posee la suficiente fuerza y capacidad para proveer de sangre al resto de los órganos del cuerpo para funcionar correctamente. Además, es un predisponente de arritmias ligeras llamadas extrasístoles a graves, conocidas como fibrilación auricular, e incluso puede generar eventos de fibrilación ventricular también conocidos como “muerte súbita”.

Otras enfermedades pueden desencadenar el padecimiento de cardiopatía isquémica, como una diabetes descontrolada, hipertensión y sobrepeso u obesidad. El tratamiento consiste en el uso de fármacos antiplaquetarios y controladores de lípidos, entre otros que contrarresten las enfermedades adyacentes, así como la necesidad de cambiar el estilo de vida a uno más saludable que incluya una dieta balanceada rica en fibra, alimentos naturales poco procesados, baja en grasas y en carne roja, evitar el abuso de sustancias como alcohol y tabaco; y realizar una actividad física intensa en modo de rehabilitación.

En los casos graves de cardiopatía isquémica, se realizan otros métodos para contrarrestar la enfermedad como procedimientos quirúrgicos de punción en la muñeca o cirugía a corazón abierto.

 

Con respecto a las emociones…

Hay un patrón de personalidad altamente asociado a la propensión de presentar alguna cardiopatía isquémica cuyas características son: ser altamente competitivo, aprehensivo, búsqueda constante por destacar, obtener los primeros lugares, poca tolerancia al fracaso. Los linfocitos son células que interactúan en defensa contra infecciones y enfermedades. La depresión genera una menor función y actividad de éstos para la defensa de cualquier órgano. Los estados anímicos ansiosos o de mucho estrés generan altos niveles de catecolaminas, es decir, epinefrina, noradrenalina, metanefrina; sustancias que son dañinas en sus altos índices para la función de los vasos. Con estas sustancias se hacen más pequeños y generan disfunción endotelial que a su vez es también causante de hipertensión, diabetes, cardiopatía isquémica y evento cardiovascular cerebral.

 

Esta enfermedad es prevenible, sólo el 1% de los casos es de causa genética. El uso de drogas duras como la cocaína y la heroína es la principal causa de infarto agudo al miocardio en jóvenes de entre 25 a 30 años. Todas las personas tienen riesgo cardiovascular después de los 40 años si son varones y después de los 50 en el caso de las mujeres.

 

Con información del Dr. Álvaro Contreras Villaseñor, Médico Adscrito de Hemodinamia del Centro Médico Siglo XXI y docente de la División de Posgrado de la Facultad de Medicina, UNAM.

Fisioterapia y Música, la armonía perfecta.

Fisioterapia y Música, la armonía perfecta.

 

Aunque a simple vista la Fisioterapia y la Música no tienen mucha relación, lo cierto es que esta primera disciplina permite que los músicos adquieran una mayor conciencia de su cuerpo, aprendan cómo funciona y optimicen técnicas de acuerdo a cada instrumento, creando a su vez una relación armónica entre su actividad y sus movimientos.

El hecho de que los músicos deban mantener una postura prolongada y repetitiva, genera sobrecarga en ciertas zonas corporales, que puede ocasionar lesiones. Sin una terapia adecuada, el cuerpo adquiere una postura incorrecta y comienzan a aparecer los síntomas de dolor, tensión y fatiga. Lo que provoca que modifiquen la manera en que se mueven y adquieren una posición antálgica para evitar sentir dolor, cayendo en un círculo de sedentarismo en el que se repite este ciclo patológico, acumulando lesiones en su cuerpo.

Una de las principales funciones de los Fisioterapeutas en la Facultad de Música de la UNAM, es rehabilitar todo el sistema músculo esquelético, enfocándose en potencializar las habilidades musculares relacionadas a la práctica musical, así como la aplicación de tratamientos personalizados de acuerdo a cada instrumento y sobre todo fomentar la prevención de lesiones a través de la reeducación postural, respiratoria, abdomino-pélvico y aparato bucofonador.

 

Con información de: Emma Cristina Vázquez Lara, Kenia A. Hernández Mijangos, Cristina Buitrón Vega, pasantes de la Licenciatura de Fisioterapia Facultad de Medicina-UNAM.

Síndrome de Ojo Seco

Síndrome de Ojo Seco

 

El síndrome de ojo seco se trata de la sensación de un cuerpo extraño o arenilla en la superficie de los ojos, cansancio ocular, enrojecimiento y visión borrosa. Se caracteriza por la disminución de la producción de la lágrima, ya que se alteran sus componentes y su calidad. El sector más afectado se constituye por mujeres mayores de 50 años y esta enfermedad es de las primeras causas de consulta oftálmica.

Aún se desconocen todas sus causas, se han asociado algunas infecciones como conjuntivitis alérgica, los altos índices de contaminación y el hecho de fijar la atención en algo y disminuir el parpadeo al momento en que miramos fijamente una pantalla, un libro o tan solo en una asistencia a algún evento.También se ha identificado como manifestación de enfermedades autoinmunes o reumatológicas como artritis, lupus o vasculitis.

Este síndrome puede generar complicaciones en la piel de la superficie del ojo por la falta de lubricación. Los grados de afectación son leve, moderado y severo; dependiendo del grado, se administran lubricantes oculares, ungüentos antiinflamatorios o medicamentos por vía oral. Actualmente no hay un lubricante que pueda sustituir en su totalidad a la lágrima natural, por lo que se están realizando estudios de la microbiota y el microbioma de la superficie del ojo para mejorar la composición de estos medicamentos.

Las infecciones muy severas o avanzadas pueden producir úlceras corneales, dolor y pérdida de la visión. En estos casos se puede realizar un trasplante de córnea.

Para realizar un diagnóstico preciso se requiere de pruebas clínicas dentro del consultorio, éstas miden el tiempo que tarda la lagrima en romperse y el uso de sustancias que pintan la lágrima de ciertos colores revelan su calidad.

Se recomienda asistir a consulta con un oftalmólogo por lo menos una vez al año, aún sin presentar molestias.

 

 

Con información de la Dra. Jazmín Lucero Pedro Aguilar, Jefa del Departamento de Banco de Ojos, Instituto de Oftalmología Fundación Conde de Valenciana IAP.

Transtorno de Bipolaridad

Transtorno de Bipolaridad

 

Se trata de una afección mental donde de ven afectadas las emociones y el humor de las personas que lo padecen, se presentan cambios inusuales en el estado de ánimo y la conducta. Se caracteriza por la presencia de episodios que van de la exaltación (manía) a la disminución (depresión) de su actividad.

Con frecuencia se presentan de los 16 a los 24 años, y por lo general la enfermedad dura toda la vida, afectando por igual a hombres y mujeres.

Los signos y síntomas que se presentan son diferentes durante el episodio de manía y el de depresión.

         Manía: inquietud, sentimientos de grandiosidad, irritabilidad, lenguaje rápido, pensamiento acelerado, distracción fácil, disminución de la necesidad para dormir, compras excesivas, hiperactividad sexual, abuso del consumo de drogas, optimismo excesivo.

         Depresión: sentimientos de desesperanza, de culpa, pérdida de interés en actividades cotidianas, disminución de la energía y de la capacidad de experimentar placer, lentitud motora, disminución de la memoria, dolores crónicos, necesidad de dormir mucho, ideas de muerte o de suicidio.

 

Bibliografía: