¿Cuál fue la enfermedad que terminó con la vida de Benito Juárez?

¿Cuál fue la enfermedad que terminó con la vida de Benito Juárez?

Eran las 11 de la noche, cuando un “calambre dolorosísimo” del corazón obligó al Presidente a arrojarse a su cama. “En lance tan supremo tuve que acudir contra mi deseo a aplicar un remedio muy cruel pero eficaz; el agua hirviendo sobre el corazón”, escribió el doctor Ignacio Alvarado en su libro La muerte de Juárez.

“Me está usted quemando”, se quejó el Benemérito. “Es intencional, así lo necesita usted”, le respondió su médico de cabecera. Dos horas después falleció. ¿Qué le pasó a Benito Juárez aquel 18 de julio de 1872?

Recientemente, el Registro Civil de la Ciudad de México hizo públicas las fotografías de su acta de defunción. En ella, los notarios Crescencio Landgrave y José Villela certifican como causa de muerte: “neurosis del gran simpático”, un término que hasta 1912 fue usado para referirse al infarto de miocardio.

Foto: Registro Civil

Foto: Registro Civil

 

El miocardio es el tejido muscular del corazón que se contrae para bombear, por todo el sistema circulatorio, la sangre, rica en oxígeno. Las arterias coronarias son las que se encargan de conducir la sangre al miocardio. Cuando un coágulo obstruye a estas arterias, las células que forman el tejido no tienen oxígeno para realizar sus funciones y mueren.

Esto fue lo que le ocurrió al autor de las Leyes de Reforma hace 145 años, un episodio que sigue presentándose pero que, desde luego, ya no se trata como lo hizo el doctor Alvarado. Actualmente un especialista desobstruye la arteria coronaria por medio de fármacos fibrinolíticos (sustancias que disuelven el coágulo) o por una anginoplastia (un procedimiento mecánico en el que se inserta un tubo muy fino en la arteria), que se realizan durante las primeras 12 horas para salvar la mayor parte posible del músculo cardiaco.

El infarto al miocardio sucede con más frecuencia en personas con diabetes (niveles muy altos de azúcar en la sangre), hipertensión (aumento de la presión arterial), dislipidemia (niveles muy altos de colesterol) o alguna otra enfermedad relacionada con la aterosclerosis (cuando se forma una placa de colesterol y otras sustancias en las paredes arteriales).

Dejar de fumar, mantener el peso adecuado mediante una alimentación balanceada, hacer ejercicio y controlar la diabetes e hipertensión, en caso de padecerlas, son formas en las que se puede evitar un infarto al miocardio.

 

Con información del Dr. Marco Antonio Ramírez Ríos, Sucomité de Cardiología

 

 

 

 

 

¿Se te antoja papel, cabello u otros incomestibles? Podrías tener este síndrome…

¿Se te antoja papel, cabello u otros incomestibles? Podrías tener este síndrome…

Si ya llevas varias semanas con antojos extraños… muy extraños y has empezado a comer elementos como arcilla, papel, piedritas, cabello, ceniza, hielo, gis o incluso objetos metálicos como monedas, lo más seguro es que puedes padecer el Síndrome de pica.

“La pica es un trastorno de alimentación persistente que se caracteriza por el consumo de sustancias no alimentarias durante un periodo de por lo menos un mes. Esta conducta ingestiva no forma parte de prácticas sancionadas cultural o socialmente”, afirma la doctora Mónica Ancira Moreno, académica de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

El nombre de esta enfermedad deriva del vocablo latín pica pica que quiere decir “urraca”, un ave conocida por consumir sustancias incomestibles y robar, conducta que se relaciona con sus rituales de cortejo.

Aunque se presenta principalmente en niños, en realidad son varios los grupos de alto riesgo que pueden padecer esta condición, como las mujeres embarazadas, inmigrantes o refugiados, niños y adultos con autismo y/o con capacidades diferentes.

Pero, ¿por qué sucede? La doctora Estefanía Limón Jiménez, integrante de la División de Estudios de Posgrado de la UNAM nos explica que existen tres posibles hipótesis: “la primera es que con ese comportamiento se intenta incrementar los niveles de micronutrientes requeridos en el embarazo. La segunda es que ‘los antojos no alimentarios’ son un efecto secundario de la deficiencia de nutrientes, especialmente niveles bajo de hierro y zinc. La tercera hipótesis refiere que es un comportamiento protector que ayuda a proteger a la persona de patógenos dañinos o químicos, durante tiempos de mayor vulnerabilidad, como el embarazo”.

La pica interfiere en el aprendizaje diario, el desempeño ocupacional y en la calidad de vida, debido a lo contraproducente que resulta este síndrome sobre diversos órganos y sistemas.

Los efectos adversos documentados sobre la pica incluyen anormalidades de potasio y diversas complicaciones gastrointestinales que van desde las más leves como irritación hasta las más severas como dolor abdominal, perforación, obstrucción e isquemia intestinal. También se han reportado efectos bidireccionales (resultan y contribuyen a la pica) entre los cuales se encuentran incluidos la deficiencia de hierro, las infecciones parasitarias y la exposición a metales como mercurio.

¿Hay alguna manera de prevenir el síndrome?
“La mejor manera es que los profesionales de la salud estén siempre alerta ante los síntomas de pica en pacientes de alto riesgo. Sobre todo los cuidadores de individuos con capacidades diferentes deberán estar capacitados para identificar conductas, evaluación de heces, revisión constante del historial médico en búsqueda de signos y síntomas asociados a deficiencias o complicaciones de la pica”, concluye la doctora Ancira.

 

 

 

 

¿Bucear y volar en avión el mismo día? Un alto riesgo para tu salud

¿Bucear y volar en avión el mismo día? Un alto riesgo para tu salud

Tener la posibilidad de bucear es sin duda una experiencia única e inolvidable, pero puede llegar a tener consecuencias que pueden repercutir en graves problemas de salud sino se tiene la información adecuada.

De acuerdo con el doctor Jorge Baruch Díaz, responsable de la Clínica de Atención Preventiva del Viajero de la UNAM, existe la probabilidad de que la llamada enfermedad descompresiva o “enfermedad del buzo” se llegue a presentar. Ésta se conforma de dos síndromes que están íntimamente relacionados: el embolismo arterial gaseoso y el síndrome por descompresión.

El embolismo arterial gaseoso es causado por el gas que respiramos al momento de bucear, el cual está comprimido debido a las condiciones del tanque de oxígeno y a la profundidad en la que se está buceando. En el momento en el que las personas respiran por este tanque, pueden quedar atrapadas pequeñas partículas de oxígeno o burbujas de aire en los alveolos pulmonares, que si no son liberadas, viajarán libremente por medio de la sangre, afectando principalmente al cerebro o a otros órganos como el corazón. El riesgo de este síndrome se puede presentar en descensos mínimos de un metro o de un metro y medio de profundidad.

Por su parte, el síndrome por descompresión se manifiesta con moretones en la piel. En este caso, el aire puede viajar por las arterias a diferentes partes del cuerpo y a la hora de ascender, como en el caso de un vuelo en avión, esas burbujas atrapadas aumentan de volumen, lo que hace que cada vez haya más dificultad para respirar.. Éste se presenta a profundidades de 3.6 metros hacia abajo.

En cualquiera de los dos casos pueden aparecer síntomas en 24 horas y si a esta probabilidad de riesgos le agregamos el viajar en avión, avioneta o helicóptero, o subir a una montaña antes de que el cuerpo se desature por completo, aumentará considerablemente el riesgo de padecer un ataque de descompresión, que puede culminar accidente cerebrovascular, ataque cardiaco, embolia, entre otras consecuencias.

Es por ello que el lugar en donde pretendas bucear debe estar certificado y ofrecer un curso en donde se brinde esta información. Pregunta cuánto tiempo debes de dejar pasar para poder tomar un vuelo dependiendo de la profundidad a la que descenderás y el tiempo de inmersión. Nosotros te damos el dato: normalmente se debe dejar pasar un periodo de entre uno y tres días.

 

 

 

 

Ni XV años ni graduación, quieren nariz nueva

Ni XV años ni graduación, quieren nariz nueva

Las redes sociales no sólo nos muestran la vida de nuestros amigos y las noticias que acaban de suceder, también nos permiten ver el mundo sin tener que viajar. Lugares, platillos y personajes del mundo del espectáculo aparecen a diario en nuestra pantalla, pero ¿qué pasa cuando estos personajes considerados “hermosos”, se nos aparecen a cada instante mostrándonos los estándares de belleza que tiene el mundo?

El vals y los vestidos ya han quedado en el olvido, lo que está de moda es  “embellecerte”, sin importar que para ello el bisturí tenga que jugar un papel importante en tu cuerpo. La operación estética de nariz, o rinoplastia, es uno de los cinco procedimientos más solicitados en cirugía plástica en la actualidad, tanto en hombres como en mujeres de todas las edades.

Se trata de una cirugía que permite modificar la forma de la nariz, ya sea por cuestiones estéticas o de salud, debido a defectos de nacimiento, accidentes o para corregir la respiración. Según datos de la Sociedad Internacional de Cirugía Plástica Estética (ISAPS por sus siglas en inglés) México se encuentra entre los cinco primeros países en el mundo donde más se realiza este procedimiento quirúrgico, por debajo de Estados Unidos, Brasil, Corea del Sur y la India.

La popularidad de esta intervención ha aumentado de tal manera que en los últimos años se ha registrado un incremento de pacientes menores de 17 años, a quienes lo último que les importa es el riesgo que corre su salud, pues su cuerpo aún está en desarrollo y someterse a una intervención podría afectar su madurez física. De acuerdo con el médico Fernando Lujan Olivar, integrante del Subcomité Académico de Cirugía Plástica y Reconstructiva de la UNAM, “la principal razón para que los jóvenes se operan es estética. Se debe a los modelos culturales, en donde el sinónimo de belleza implica un estilo de vida saludable, peso ideal, líneas corporales armónicas y sin defectos físicos”.

El doctor Luján señala que al no existir alguna normativa que impida a un médico realizar una operación de cirugía estética a un menor de edad, a muchos jóvenes se les ha hecho “fácil” cambiar una celebración tradicional, como los XV años o una graduación, por una transformación de nariz. “Consideran que al no ser prohibida, la intervención no significa un riesgo para su salud”, asegura el cirujano.

La recomendación de los médicos para los padres es que deben identificar el motivo por el cuál surge este deseo del cambio en sus hijos, pues podría ser causa de conflictos inconscientes como una baja autoestima, autoafirmación o algún problema social como el bullying.

 

Eduardo Esquivias

Medico pasante 

 

 

5 artistas inspirados por sus enfermedades

5 artistas inspirados por sus enfermedades

El arte requiere de musas, o al menos eso ha demostrado la historia. Sin embargo, es curioso que las musas de algunos de los más grandes exponentes artísticos a nivel mundial fueran precisamente sus padecimientos. Y es que mientras unos sufren depresión, hartazgo o ira por no mantener su salud, otros aprovecharon su condición para dejarnos algunos de las creaciones más alabadas por la crítica, nos explica el doctor Gabriel Oshea Cuevas.

A continuación te presentamos a cinco artistas cuyo trabajo seguramente reconocerás.

 

Foto: Claudia B.

  1. Frida Kahlo/Fibromialgia

En su diario se encontró un dibujo de ella misma donde aparece desnuda. En éste, aparecen 11 flechas que señalan las partes de su cuerpo más vulnerables. Estas 11 zonas corresponden a sitios anatómicos llamados “puntos sensibles”, que en la actualidad son característicos en las personas con fibromialgia.

 

 

 

2. Beethoven/Sordera

 El músico comenzó a perder la audición a los 28 años, y fue hasta 20 años después que quedó sordo por completo. Esto no impidió que siguiera dedicándose a la composición artística, sino que modificó su estilo y lo refinó. Una de sus más celebradas obras es la Sinfonía No. 9, que compuso cuando ya estaba completamente sordo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 3. Van Gogh/Daltonismo

Historiadores de arte, neuropsiquiatras y oftalmólogos han coincidido en que el artista podría haber tenido dificultad en la percepción de los colores (daltonismo) e incluso se ha sugerido que también padecía xantopsia, una alteración en la percepción de los colores en la cual todos los objetos tienen un tono amarillento.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

4. Louis Braille/Ceguera

El pedagogo que diseñó un sistema de lectura para personas con discapacidad visual perdió la vista a la edad de tres años. Tras un accidente en el taller de su padre, se infectó el ojo derecho, que también dañó su ojo izquierdo, lo cual le ocasionó una ceguera irreversible.

 

 

 

 

 

 

 

 

5. Mozart/Faringitis

 

Un grupo de investigadores británicos, austriacos y holandeses realizó una investigación en 2009 que reveló que la posible causa de muerte del compositor fue una enfermedad renal provocada por una infección (probablemente de garganta), es decir, una faringitis. Durante su padecimiento, el músico compuso Requiém, para el momento de su muerte.