5 ejercicios para personas de la tercera edad

5 ejercicios para personas de la tercera edad

Existe la mala creencia de que las personas de la tercera edad ya no deben esforzarse físicamente, y mucho menos llevar a cabo algún deporte, pues estas actividades pueden poner en riesgo su salud. Sin embargo, como a cualquier edad, el deporte es una de las mejores opciones para mantenerte saludable física y mentalmente.

Antes de empezar, es importante que la persona se someta a una evaluación médica que contemple su agudeza visual para evitar caídas, saber si tiene cataratas o algún problema que pueda ocasionar un accidente. Asimismo, se debe conocer si tiene alguna enfermedad como osteoporosis, diabetes o hipertensión, ya que es de suma importancia establecer qué tipo de deporte se adapte más a sus posibilidades.

La siguiente lista es una recomendación, que de acuerdo con la doctora María Cristina Rodríguez, directora de Medicina del Deporte de la UNAM, son las actividades más adecuadas para este sector de la población:

 

  1. Natación

Se dice que es el mejor deporte para las personas de la tercera edad, y es que en el agua se facilita la movilidad, se mejora la coordinación y se refuerzan los músculos. Sin embargo, no es buena opción para las personas que padecen osteoporosis, ya que el mecanismo por el cual el calcio se deposita en los huesos es el impacto de fuerza, por lo que si sólo se hacen ejercicios de agua, estos contribuirán al desarrollo de la enfermedad. No es un deporte prohibido, siempre y cuando se combine con otra actividad de ejercicios en tierra.

Foto: Pixabay

Foto: Pixabay

 

2. Baile

Sin duda una de las mejores actividades físicas y mentales. Además de reforzar los huesos y músculos, mejora el equilibrio, la coordinación y es una herramienta que puede favorecer a formar grupos de trabajo, en donde puedan convivir y establecerse retos. Esto ayuda mucho a la parte emocional, evitando los sentimientos de soledad y depresión.

Foto: Pixabay

Foto: Pixabay

 

3. Taichí / yoga:

Son ejercicios donde interviene la fuerza, la coordinación, el equilibrio, los movimientos suaves, y  en el cual el cuerpo y la mente se relajan y hacen conexión entre sí.

Foto: Pixabay

 

4. Bicicleta

Dependiendo de la edad de la persona, si su condición física se lo permite, andar en bicicleta es un excelente ejercicio cardiovascular que mejora la presión sanguínea, refuerza los músculos, mejora la respiración y la coordinación.

Foto: Pixabay

 

5. Caminata / trote

Esta actividad suele ser la más recomendada, incluso a cualquier edad, y es que el nulo o escaso costo y sus múltiples beneficios resultan ser muy favorables. El caminar a buen ritmo o el trotar ayuda a evitar las enfermedades cardiacas, fortaleciendo el corazón y la presión arterial, además es auxiliar para la prevención de la osteoporosis, mantiene la mente sana y mejora la respiración.

Foto: Pixabay

 

 

Dependiendo de la condición física y la actividad que se quiera realizar, en promedio es adecuado dedicar de 20 a 30 minutos al día, cinco veces por semana. Esto traerá un sinnúmero de beneficios como la prevención de enfermedades, que favorecerán a la salud del cuerpo y la mente.

 

 

 

 

¡Cuidado! Te decimos cómo saber si tienes un absceso

¡Cuidado! Te decimos cómo saber si tienes un absceso

En nuestro cuerpo ocurren todo tipo de acciones y reacciones a diario. Algunas pueden ser molestas y algunas otras incluso bastante desagradables, los abscesos, por ejemplo.

Pero ¿sabes cómo identificar alguno? Pues bien, primero veamos qué son: un absceso es una lesión de contenido líquido purulento que corresponde a las llamadas piodermias o enfermedades bacterianas de la piel. La humedad, obesidad, sedentarismo y ser portador de la bacteria staphylococcusaureus en ombligo o manos, son los principales factores que los ocasionan.

Hay diversos tipos de abscesos en la piel, la mayoría son bacterianos, caracterizados por enrojecimiento, aumento de temperatura local y contenido blanquecino o amarillento. También existen los llamados abscesos “fríos”, que aparecen por diferentes causas, una de ellas es por micobacterias.

Entonces ¿cómo saber si padeces alguno? La doctora Rosa María Ponce, dermatóloga del Hospital General de México “Dr. Eduardo Liceaga”, nos lo explica que hay “presencia de una lesión subcutánea, con aumento de volumen en la zona y aumento de la temperatura con inflamación, dolor y/o una zona blanquecina o amarillenta que puede drenar”.

Aunque un absceso sea una infección localizada, ésta puede pasar al torrente sanguíneo y generar una infección generalizada (sepsis) y en casos más raros, las infecciones bacterianas cutáneas generan insuficiencia renal.

Aunque no existe una forma específica de prevenirlos, la doctora Ponce recomienda evitar usar ropa ajustada, mantener aseo adecuado de manos, ombligo, ano y mantener peso normal.